La Unidad de Biomecánica y Ayudas Técnicas del Hospital Nacional de Parapléjicos, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, está desarrollando juegos específicos para la rehabilitación del miembro superior en personas con lesión medular, lo que supone un paso más en la utilización de la gamificación y la realidad virtual para mejorar la atención de los pacientes.

La  gamificación supone el uso de técnicas, elementos y dinámicas propias de los juegos y el ocio en actividades no recreativas, como es el caso de la rehabilitación de personas con una disfunción física.

Así pues, este trabajo se enmarca dentro del proyecto de investigación RehabHand (‘Plataforma de bajo coste para rehabilitación del miembro superior, basado en realidad virtual’) financiado, para tres años, por el Ministerio de Economía y Empresa, en la convocatoria 2016 de proyectos de I+D+i, orientada a los retos de la sociedad.

“Este proyecto supone una iniciativa novedosa en nuestro hospital, en un intento de descentralizar parte del tratamiento rehabilitador del entorno hospitalario. Supone una oportunidad para dar continuidad a dicho tratamiento en el domicilio del paciente, tras el alta”, ha afirmado la investigadora de la Unidad de Biomecánica y Ayudas Técnicas de Parapléjicos, Ana de los Reyes, Doctora en Ingeniería Biomédica e investigadora principal del proyecto.

La financiación conseguida ha permitido la contratación de María Álvarez, graduada en Ingeniería Informática y experta en desarrollo de videojuegos, que está aplicando su conocimiento en la materia para implementar juegos específicos, adaptados a las necesidades de pacientes con lesión medular cervical, y basados en el controlador de movimiento Leap Motion. Al mismo tiempo, se está realizando un estudio de validación del dispositivo con el objetivo de conocer para qué pacientes puede estar indicado su uso.

Leap Motion es un dispositivo comercial de bajo coste que permite interactuar con entornos virtuales a través de movimientos y gestos de la mano. Consta de tres sensores emisores de luz infrarroja y dos cámaras. Es un pequeño dispositivo, con un peso de 45 gramos y que se conecta al ordenador vía USB, siendo compatible con Mac y Windows.

El  sensor  detecta el movimiento de las manos e interpreta los gestos que se ven reflejados en la pantalla del ordenador, como una imagen virtual de las mismas, permitiendo la interacción y manipulación de objetos virtuales.

La combinación de los juegos diseñados y el dispositivo Leap Motion dan lugar a una herramienta muy útil para la recuperación de los pacientes con pérdida de movilidad en los miembros superiores. Además, no es excluyente ya que complementa las demás técnicas convencionales de rehabilitación, y en ningún caso trata de sustituirlas.

Esta tecnología aporta al paciente más motivación para la realización de determinados ejercicios guiados por los juegos que, junto a las fuentes de feedback incorporadas, hace posible que el paciente sea consciente de su propia mejoría en sesiones consecutivas. Además, esta herramienta permitirá que el médico y el terapeuta tengan una medida objetiva de la evolución del paciente, en cuanto a la función del miembro superior.

“Al ser un dispositivo de interacción libre, es necesario que el terapeuta se marque unos objetivos funcionales con el paciente, adaptando el nivel del juego a partir del nivel de lesión y las capacidades residuales de éste”, cuenta Vicente Lozano, terapeuta ocupacional de la Unidad de Biomecánica y Ayudas Técnicas del Hospital Nacional de Parapléjicos. En este sentido, el terapeuta debe enseñar al paciente cómo realizar los diferentes ejercicios con los distintos tipos de pinzas y agarres que se ha marcado en sus objetivos.

Un equipo multidisciplinar

El uso de tecnología de bajo coste, combinado con la gamificación y la realidad virtual es ya el presente y, en el futuro, se usará de forma complementaria a la rehabilitación sin que implique la desaparición de las terapias convencionales, ya que la figura del terapeuta es imprescindible.
Este desarrollo propio del Hospital Nacional de Parapléjicos es fruto del trabajo de un equipo multidisciplinar, en el que médicos del servicio de Rehabilitación y terapeutas ocupacionales han detectado las necesidades clínicas y aspectos susceptibles de ser rehabilitados.

Estos requisitos clínicos suponen la base para que los ingenieros diseñen y desarrollen juegos virtuales adaptados a las necesidades de los pacientes con tetraplejia. Además, la participación de los pacientes, desde el inicio del proyecto, está permitiendo que el desarrollo sea interactivo y centrado en sus necesidades funcionales reales.