Driebes (Guadalajara), 2 de julio de 2017.- El director general de Planificación Territorial y Sostenibilidad, Javier Barrado, ha destacado la contribución del pastoreo y la trashumancia a la fijación del suelo por las praderas que se mantienen y ayudan a retener el suelo evitando su erosión, así como a la prevención de incendios, ya que el pastoreo extensivo mantiene nuestros montes con menos carga vegetal susceptible a incendiarse.
 
Así lo ha explicado el responsable de la Dirección General en la II Jornada de San Pedro ‘El oficio del pastor’, que se ha celebrado recientemente en Driebes a cargo de la Asociación Cultural de Brea de Tajo ‘Gregorio Eguiletta’, un colectivo que tiene entre sus propósitos mantener viva la memoria de toda la cultura relacionada con el pastoreo y la trashumancia a través de la difusión de los valores asociados a este oficio tradicional.
 
Barrado, que ha participado en la mesa discursiva para abordar la materia desde sus respectivos campos, ha puesto su enfoque en poner de manifiesto los valores que aportan una serie de beneficios a la sociedad, como los culturales, los ambientales y los económicos.
 
En materia cultural, el director general ha destacado “el inmenso patrimonio cultural material e inmaterial asociado al pastoreo extensivo, como las vías pecuarias, toda una red que discurre la península de norte a sur, que gozan de una legislación específica que vela por su protección y puesta en valor, y aunque la mayoría están en desuso tienen una importancia alta como corredores ecológicos y disponen de un patrimonio arquitectónico asociado de gran valor (esquileos, contaderos, descansaderos, entre otros), así como un folclore y gastronomía añadidos”.
 
Además, entre los beneficios ambientales, los sistemas agropastoriles contribuyen a que por estas praderas disminuyan los niveles de escorrentía permitiendo una mayor filtración del agua al subsuelo, favoreciendo así la regulación del ciclo hidrológico recargando los acuíferos. Además, ha indicado Barrado, “se ha calculado que la superficie mundial de praderas de pasto contribuye a la fijación del carbono del 10 por ciento de las emisiones mundiales de CO2 que se emiten a la atmósfera”.
 
En los mismos términos, el director general ha detallado que “el pastoreo extensivo contribuye a la conservación de la biodiversidad, pues facilita la dispersión de especies vegetales a través de los excrementos del ganado”. Además, según ha añadido, hay multitud de especies animales cuya existencia va directamente asociada al ganado ovino, con lo que la desaparición de éste en nuestros campos supone la desaparición de esas especies, rompiéndose el equilibrio ecológico de nuestros ecosistemas.
 
Según se indicaba en el inicio, el pastoreo también es vital para la prevención de incendios, para lo que es fundamental conservar y mantener los paisajes de alto valor natural y cultural que van directamente asociados a este oficio tan antiguo.
 
En cuanto a los beneficios económicos, el director general de Planificación Territorial y Sostenibilidad ha dicho que contribuye a la generación de productos de alimentación de alta calidad, “muy importante para suministrar a los emergentes grupos de consumo de alimentación ecológica y de productos de kilómetro 0; que ayuda a la generación de microeconomías en el mundo rural y a la fijación de población en el mismo, como consecuencia”.
 
Otro añadido económico son las actividades de turismo asociadas a la cultura pastoril, como el caso de algunas vías pecuarias donde se ha fijado una microeconomía de actividades de senderismo, cicloturismo y rutas interpretativas de la naturaleza.
 
En el acto estuvieron presentes alcaldes castellano-manchegos, como los de Driebes (que ejerció como parte de la organización y anfitrión), Mondéjar, Almoguera, Mazuecos, Pastrana, Valdeconcha y Yebra; y madrileños, como Brea de Tajo, Estremera, Valderacete, Orusco, Carabaña, Fuentidueña, Villamanrique y Villarejo de Salvanés. A todos ellos se les entregó un acta para que aprobaran en sus plenos municipales la declaración de amigos del pastoreo extensivo. Igualmente, en el acto se hizo un reconocimiento de la mujer en la cultura pastoril como pieza fundamental para el buen funcionamiento de todo el sector.
 
Contribución a la ‘economía verde’
 
Los beneficios culturales, ambientales y económicos contribuyen por extensión a la generación de la ‘economía verde’, que desde diferentes instituciones de alto nivel ya se viene reclamando desde hace tiempo; la transformación del capitalismo agresivo en el que vivimos a una economía capitalista pero respetuosa con el medio ambiente y que, poco a poco, va tomando más fuerza, tal y como señala la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre pastoralismo y economía verde, así como el Banco Mundial recomienda a los países la necesidad de triplicar la inversión en la transformación hacia esa economía verde como “única forma de subsistencia a medio y largo plazo”.
 
Barrado también ha citado que “desde el Gobierno regional hay un gran interés en el mantenimiento de este oficio, como prueba los numerosos cursos de pastoreo que se imparten en el Centro de Investigación Agraria de Marchamalo (Guadalajara), la contratación de pastores y rebaños locales para la limpieza de cortafuegos en determinadas zonas para prevenir y controlar incendios o el mantenimiento de los paisajes agropastoriles”.

También te puede interesar:  El Gobierno regional lleva invertidos 8 millones de euros en mejorar el abastecimiento de agua en la Campana de Oropesa y “ha evitado el colapso en la potabilizadora de Navalcán”