El portavoz de la corriente crítica del PP de Castilla-La Mancha, Antonio Martínez Iniesta, ha pedido la dimisión del presidente de la comunidad autónoma, Emiliano García-Page, por la “catastrófica gestión” de la crisis sanitaria derivada del coronavirus. Para el representante popular del sector crítico el modo en que el máximo dirigente de la región ha procedido a combatir la pandemia ha sido nefasto.

“No lo digo yo, lo dicen los números”, ha precisado Martínez Iniesta, quien ha expuesto que las cifras de contagiados y fallecidos sitúan a Castilla-La Mancha como una de las comunidades con más incidencia del Covid-19. “Estoy seguro de que García-Page lo hace lo mejor que sabe, pero está claro que no lo hace bien porque ya hay 2.140 personas que han muerto”.

Para Martínez Iniesta no es lógico que en Andalucía, una comunidad autónoma con casi 4 veces más población que Castilla-La Mancha, la cifra de fallecidos sea menos de la mitad (1.050). Y tampoco que después de casi 40 días persistan problemas en hospitales, desbordado durante semanas por “la falta de previsión” del presidente regional.

El abandono de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a los profesionales sanitarios ha sido una constante desde que comenzó la crisis, a juicio del dirigente crítico, lo que ha repercutido directamente en el servicio prestado a los contagiados de coronavirus. “Los médicos, enfermos y el resto de personal han hecho más de lo que pueden para paliar la pandemia, pero se han visto desasistidos de ayuda institucional”, ha expuesto.

Iniesta ha advertido que paralelamente a la crisis sanitaria ha crecido la crisis económica, por lo que el portavoz del sector crítico está convencido de que quien no ha sabido gestionar la primera no sabrá solventar la segunda. En este sentido, ha apostado porque se apruebe un plan de choque para afrontar la recuperación de empresarios y trabajadores de la región cuando concluya la pandemia.