Los “pésimos resultados” obtenidos por el PP de Castilla-La Mancha en las elecciones nacionales, autonómicas y municipales que se han celebrado desde 2015 obligan, según la corriente crítica, a un cambio tanto de dirigentes como de estrategia política para que la suma de ambos propicie el retorno de la formación a la senda de triunfo electoral.

A juicio del portavoz de la corriente, Antonio Martínez Iniesta, la actual dirigencia popular no genera ilusión entre los castellanos-manchegos, lo que dificulta la consecución del objetivo de desbancar al PSOE, que gobierna en la comunidad y en gran parte de los municipios de la región a pesar de la “mediocridad manifiesta de los dirigentes socialistas”.

Por esta cuestión Martínez Iniesta pide a los militantes que propicien el relevo en los congresos provinciales del PP de Castilla-La Mancha. Para conseguirlo es preciso, según el portavoz, que se lleve a cabo un proceso limpio en el que predomine la libertad del afiliado sobre la voluntad de una dirigencia que en su opinión no ha sabido plantear una alternativa eficaz al socialismo en la región.

En este sentido, el portavoz ha resaltado que es básico sustituir al PSOE en el Gobierno autonómico y en las principales ciudades de la comunidad autónoma para contraponer a una política socialista generadora de pobreza un modelo que recuperará la economía y generará puestos de trabajo. Para desarrollarlo es preciso, sin embargo, según ha explicado Martínez Iniesta, que el PP de Castilla-La Mancha se convierta en un partido de gobierno.

Según el portavoz la devastación social generada en la comunidad autónoma por la ineficacia del PSOE para afrontar el efecto de la pandemia de coronavirus aclara que la formación socialista es experta en sumir en crisis a la población, a la que el PP debe, a su juicio, mostrar un horizonte de prosperidad sustentado en la recuperación económica y en el empleo.

“Nosotros sabemos cómo llegar a ese horizonte”, ha resaltado Martínez Iniesta, quien está convencido de que el cambio de dirigentes propuesto por la corriente crítica tendría una repercusión electoral inmediata. En este sentido el portavoz ha resaltado que el PP debe conseguir el poder en lugar de conformarse con ser la segunda fuerza política de la región.

Antonio Martínez Iniesta
Corriente Crítica del Partido Popular en Castilla-La Mancha