El sistema de avisos de Calidad del Aire ha dado a conocer que a las 16:00 horas se ha superado el umbral de información a la población por ozono en Toledo.

Durante este tipo de episodios se recomienda que las personas con problemas respiratorios, ancianos y niños no pasen largos periodos de tiempo al aire libre, y, en general, se pide a la población que limite la realización de esfuerzos físicos prolongados en el exterior.

Durante los meses estivales es posible que se produzcan concentraciones de ozono troposférico en la atmósfera superiores al umbral de aviso a la población, 180 microgramos por metro cúbico, durante un corto periodo de tiempo en las horas de máxima radiación solar y elevadas temperaturas.

La superación de dicho umbral de aviso puede producir efectos limitados y transitorios en la salud de los grupos de riesgo como niños y adultos que realizan actividades físicas prolongadas al aire libre y personas con enfermedades respiratorias como asma, bronquitis.

El ozono troposférico es un gas inodoro e incoloro formado por tres átomos de oxígeno que se sitúa en la parte baja de la atmósfera, al nivel de la superficie terrestre, donde se encuentra el aire que respiramos.

Se forma en presencia de sus precursores, fundamentalmente óxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles, favorecido por las altas temperaturas y una elevada radiación solar.