Mucho se ha escrito del Cross más emblemático de toda Castilla- La Mancha. Es tanta la historia que hay detrás de esta carrera, que solo escribir sobre ella me produce vértigo. Se han contado centenares de anécdotas, se han conseguido las mejores marcas, se han llenado de barro los mejores atletas nacionales e internacionales, incluso aparece como referencia en todos los libros que marcan la historia del atletismo en nuestra región.

Varias generaciones han corrido sobre el barro del Pozo Norte, hasta ahí no habría diferencia con cualquier otro evento deportivo, pero el hecho de haberlo hecho,  de manera literal, de la mano de nuestro hijo, hija, padre o madre, para después sentarnos en las piedras que delimitan los accesos al circuito y comernos un bocadillo de chorizo, mientras los niños corren, ríen y se divierten, hace que se convierta en mucho más que en una simple concentración deportiva. En días como éste, Puertollano es un reflejo de implicación y participación, y la ciudadanía se muestra fiel a las costumbres que hacen única a esta maravillosa ciudad.

Se comparten anécdotas, historias y recuerdos entre generaciones. Se saborea la tradición. Y, no hay mayor tradición y referente en el Cross del Chorizo que el “abuelo Sánchez Menor”, fundador de esta histórica carrera muy querido por la ciudad de Puertollano. Me atrevería a decir que para Puertollano el año comienza con este evento deportivo, justo en el momento en que suena el disparo de salida de la mano de Sánchez Menor.

Plasmar sobre el papel cada uno de estos recuerdos hace que me traslade a ese día, escucho la música, las risas, los aplausos, los gritos vitoreando a los participantes… y no puedo evitar pensar que la normalidad debe estar cada vez más cerca para permitirnos que los recuerdos vuelvan a ser una realidad y, con ello, volver a vivir nuestro Cross del Chorizo.

Por eso este año la suspensión de la carrera nunca fue una opción. Debíamos cumplir con la tradición aunque fuera de manera diferente al igual que sucedió con el Santo Voto o con la Cabalgata de sus Majestades los Reyes Magos. Este 2021  es la 55 edición del Cross más longevo de toda Castilla- La Mancha, referencia de todo el país y uno de los más antiguos de Europa realizados de manera ininterrumpida, por lo que ni siquiera una pandemia ha sido suficiente motivo para suspenderlo. Sí para adaptarlo a las circunstancias, pero manteniendo su esencia y lo que significa para Puertollano.

Y, de esa esencia, también forman parte las personas que trabajan para que, el domingo más cercano a cada 23 de enero, la ciudad pueda disfrutar de todas y cada una de esas sensaciones que describo. Trabajadores municipales y decenas de voluntarios y voluntarias marcan previamente el recorrido, supervisado palmo a palmo por su creador Francisco Sánchez Menor. Gracias a cada uno de vosotros y vosotras.

Y, gracias, también, a todos los colegios de la ciudad de Puertollano que han convertido el Cross del Chorizo en la carrera más multitudinaria de participantes en edad escolar de toda la comunidad. Un año más, animo a la ciudadanía a inscribirse en esta carrera. Incluso, en esta ocasión, lo hago con más empeño, intentando así dar a nuestra vida toda la normalidad que se nos permite dadas las circunstancias. Estoy convencido de que este gesto es un paso más para conseguir la victoria. Una victoria que, para mí, es vencer el virus y volver a ver el Pozo Norte abarrotado de personas corriendo, riendo, comiendo y compartiendo… compartiendo, sobre todo, besos y abrazos.

Jesús Fabián Caballero Buendía.-
Concejal Delegado de Obras, Mantenimiento,
Limpieza, Festejos y Deportes.