Mañana, 2 de abril, se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, un trastorno que hace referencia al conjunto de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, y ocasiona dificultades en la comunicación, interacción social, flexibilidad del pensamiento y de la conducta.

La calidad de vida en personas con TEA y sus familias mejora notablemente con la Fisioterapia 1

El TEA acompaña a la persona por toda su vida, y sus manifestaciones y necesidades cambian según las distintas etapas del desarrollo. El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (CONFICAM) quiere mostrar su apoyo a las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y sus familias sumándose a la campaña lanzada desde la Confederación Española de Autismo con el lema “Puedo aprender. Puedo trabajar”.

Esta campaña de concienciación pone el foco en dos áreas fundamentales para la inclusión y mejora en la calidad de vida del colectivo TEA: la educación y el empleo. La imagen de la campaña está compuesta por varias manos que sostienen distintas herramientas y utensilios, representando las habilidades y capacidades de cada persona.

La Fisioterapia trabaja de manera individual y contribuye a la mejora en la calidad de vida de las personas, con el objetivo de que puedan llevar una vida plena y gratificante como parte de la sociedad. “El fisioterapeuta es un profesional sanitario muy necesario dentro del equipo multiprofesional que trabaja con estas personas, para proporcionarle un enfoque y un tratamiento interdisciplinar lo más integral posible, junto a otros profesionales de la salud y de la educación. Además, la práctica de deportes y la participación en programas de hidroterapia, siguiendo las pautas de conducta y de socialización, ayudan a su Planificación Integral de Tratamiento”, señalan desde COFICAM. La Fisioterapia trabaja tanto de forma individual como grupal con programas de columna, ergonomía e higiene postural, fortalecimiento de la musculatura tanto de miembros superiores como inferiores y la práctica de psicomotricidad como herramienta fundamental para intentar conseguir una mayor autonomía en las actividades de la vida diaria.

Personas TEA durante el Estado de Alarma

Las personas con TEA, al igual que el resto de los ciudadanos, se ven afectadas de manera significativa por la situación de crisis sanitaria que ocasiona el COVID-19. Sin embargo, en su caso concreto el impacto es mayor, ya que implica cambios notables en su vida cotidiana y la necesidad de adaptarse rápidamente a una nueva realidad. “Esto es algo especialmente difícil para ellos, que requieren rutinas estables y predecibles y presentan dificultades para adaptarse a los cambios en su contexto, por mínimos que sean, debido a la inflexibilidad de comportamiento y de pensamiento propia del trastorno”, afirma Ruth Vidriales, directora técnica de la Confederación Autismo España.

Estas circunstancias pueden ocasionar en personas con TEA episodios de alto nivel de estrés y ansiedad, incremento en las conductas disruptivas y de contravención de medidas establecidas, dificultades de auto-regulación, intensificación de autolesiones o agresiones a otras personas, familiares o figuras principales de apoyo, e incluso pueden experimentar un agravamiento de condiciones comórbidas de salud mental (ansiedad, depresión) que pongan en riesgo la integridad física del paciente o de las personas que lo acompañan.

En este contexto es importante que tanto las familias como las personas con TEA, mantengan rutinas de actividad y cuidado personal, que mantengan relaciones sociales de forma telemática y busquen actividades que puedan disfrutar, tanto individualmente como en familia. También hay que vigilar y cuidar la alimentación y el sueño, ya que son elementos inciden en el estado de ánimo de las personas.

Pero no hay que olvidar que, desde que el Ministerio de Sanidad publicó la instrucción del 19 de marzo de 2020, las personas con discapacidad que tengan alteraciones conductuales, como por ejemplo personas con trastorno del espectro del autismo y conductas disruptivas, tienen el derecho a poder circular por las vías de uso público.

Autismo España pone en marcha un canal de incidencias online para que las personas con TEA, sus familias y los profesionales vinculados al colectivo puedan hacer llegar posibles situaciones de vulneración, desprotección e inseguridad que están sufriendo ante la emergencia sanitaria del COVID-19.