La Asamblea de Regiones Europeas Vitícolas, AREV, de la que forma parte y preside en estos momentos Castilla-La Mancha, solicitó que se activen los mecanismos de mercado específicos y que la Comisión Europea ponga a disposición del sector viticultor europeo “más fondos”, para hacerle frente a la situación de dificultad provocada por la crisis sanitaria.

La AREV se relanzó con la presidencia de Castilla-La Mancha para defender los intereses del sector vitivinícola en Bruselas 1

Así lo trasmitió a los medios el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien mantuvo un nuevo encuentro de trabajo por videoconferencia con los representantes de la AREV, concretamente el primer vicepresidente de la AREV y residente de la CEPV (Consejo Europeo Profesional del Vino), Aly Leonardy y el secretario General, Alain d’Anselme.

Desde la presidencia de la AREV, actualmente ocupada por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se trabaja con todos sus integrantes para “fortalecer y relanzar” esta organización, que tiene un objetivo principal vertebrar al sector vitivinícola a nivel europeo, así como coordinar a las regiones y productores que la componen, para contar con más fuerza en las decisiones que se adopten en Bruselas.

De la misma forma, se solicitó mantener una reunión con la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, y con el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, para trasladarles los intereses del sector vitivinícola que en este momento en Europa “pasan por la activación de mecanismos de mercado específicos como estamos viendo aquí en Castilla-La Mancha”, ha señalado Arroyo.

En este sentido, recordó que hasta las doce de la noche de hoy está abierto el plazo para pedir ayudas para la destilación de crisis, el almacenamiento privado o la vendimia en verde. Medidas, todas ellas, “importantes”, que “tienen como objetivo relanzar reactivar el mercado vitivinícola en este momento”.

En el caso de Castilla-La Mancha, explicó, a pesar de la situación excepcional vivida, se vendió bien el producto regional en la distribución, fundamentalmente vino embotellao de denominación de origen, incrementándose las ventas de forma consdierable en el mercado nacional en un 25% por ciento en su conjunto. Esto sirve para poner de manifiesto, resaltó, la “pujanza” del sector en Castilla-La Mancha.

Sin embargo, también es necesario que en el ámbito europeo existan medidas de mercado “siempre”, y esto, subrayó, depende de la Política Agraria Común, cuya reforma se está negociando actualmente.

En el encuentro mantenido hoy, además, se ha fijado para el mes de septiembre una Bureau Internacional. También la próxima reunión de la Asamblea de las regiones vitícolas, que se celebrará en Estrasburgo (Francia) en el mes de noviembre.