La alcaldesa de Miguelturra Laura Arriaga, acompañada por la concejala de Empleo, María José García Cervigón, ha visitado el Programa de Recualificación y Reciclaje Profesional Nivel Segundo. “Procesos de Soldadura Cuatro”.

Este es un programa subvencionado por la Junta de Comunidades de Castilla La-Mancha con 92.898,72 euros y donde el ayuntamiento aporta otros 5.000  euros además de las instalaciones homologadas para poder impartir este tipo de curso.

Laura Arriaga ha señalado que “este tipo de programas de enseñanza tienen mucha salida laboral y de lo que se trata aquí es, precisamente, de que las personas participantes tengan más oportunidades de encontrar empleo cuando terminen la formación“.

Arriaga ha asegurado que “tenemos unos espacios estupendos que se han ido mejorando año tras año; este año se ha homologado una parte más, un aula de formación teórica, por lo que contamos con unos medios cada vez mejores para poder impartir este tipo de formación”. La regidora ha indicado que este taller cuenta con un total de diez personas “dos de ellas son la directora y el monitor y luego ocho alumnos”.

Además, ha querido destacar que en esta iniciativa formativa están participando tres hombres y cinco mujeres y aseguraba que “hay muchos tópicos que hay que ir rompiendo, es cierto que se ve como una profesión más de hombres y hay que ir desechándolo. Me hace mucha ilusión ver que hay tantas mujeres tan valientes”.

Por último, Arriaga ha incidido en la apuesta del Ayuntamiento por el empleo “si bien es cierto que la creación de empleo no es competencia municipal, desde el Área de Empleo se trabaja duro para conseguir a lo largo del año dar trabajo a muchas personas desde el Ayuntamiento”. “La creación real de empleo tiene que venir de la empresa privada, pero el consistorio se tiene que esforzar, y así intentamos hacerlo, en formar y dar empleo a personas con situaciones más difíciles. Es lo que nos toca y en eso estamos” ha concluido.

Por su parte, Carmen Cabrera, directora de este proyecto, y que ha estado presente en esta visita, ha incidido en la importancia de haber conseguido, con el paso de los años, que estas instalaciones estén homologadas “ya que son de las pocas que existen en la región y más concretamente en la provincia, porque la soldadura TIC está muy demandada y solicitada. Si la persona formada se mueve, encontrará trabajo”.

“Es verdad, explica la directora, que la persona que acceda a esta formación debe tener como mínimo la ESO, ya que el programa tiene una preparación teórico/técnica donde hay tener conocimientos de matemática, física, etcétera, son estudios muy técnicos pero con muy buenas salidas profesionales”.

“El ayuntamiento de Miguelturra siempre ha tenido en mente estos proyectos que son de empleo y formación, no es un plan de empleo ya que los alumnos tienen un contrato de aprendizaje en el que están cobrando el salario mínimo interprofesional. El trabajo efectivo es de 8 horas, de las cuales seis y media son formación teórica y práctica, y la hora y media restante es de trabajo real”.

Este es uno de los certificados de profesionalidad más largos que hay, son seiscientas ochenta horas de formación, y las personas participantes salen con el certificado de profesionalidad, una titulación que está dentro de la formación profesional y del Ministerio de Educación. Pero además, salen con muchas horas de prácticas, un terreno ganado respecto a otros cursos en los que las prácticas se dejan atrás.