La semana pasada, se celebraron las asambleas provinciales de STE-CLM donde la afiliación fijó la postura que este sindicato defenderá en las próximas semanas ante la administración en este inicio de curso tan atípico. En dos días comenzará la incorporación del alumnado en los colegios e institutos de forma escalonada para que se vaya adaptando a las nuevas medidas organizativas.

En primer lugar, el profesorado reclamó la presencialidad como única vía de la escuela pública para cumplir con sus funciones: enseñar, aprender y convivir. Nuestros compañeros y compañeras nos transmitieron que es así como el profesorado puede y sabe ejercer su función docente, como se llega a todo el alumnado en igualdad de condiciones, como se puede ayudar al alumnado con más dificultades y como se homogeneizan las condiciones sociales y económicas y se evitan más brechas entre nuestros alumnos y alumnas. Igualmente, siguen existiendo a dos días del comienzo de las clases muchas dudas en cuanto a la opción de semipresencialidad, que parece que es la alternativa que ha encontrado la Administración para evitar la masificación de las aulas sin aumentar el profesorado y poder mantener unas condiciones de distanciamiento mínimas. Nuestra afiliación exigió que en este escenario, sin regular y donde en cada centro se llevará a la práctica como mejor pueda, se mantengan sus actuales condiciones laborales, algo que parece muy difícil.

En segundo lugar, se denunció la improvisación de la Consejería de Educación. Hoy se incorporan a su centro más de 2000 nuevos docentes interinos e interinas: en dos días deberán aprender el plan de contingencia, las nuevas normas de organización propias del centro, reunirse en los diferentes órganos docentes para conocer los proyectos educativos, las programaciones didácticas y conocer los grupos asignados… ¿Y esto no se podía haber hecho en julio? ¿Este retraso es solo para no pagar el verano a este profesorado por tener aquí las normas más restrictivas a nivel nacional a este respecto? En esta adjudicación se han dado más de 560 plazas respecto al curso anterior, que junto a las 434 vacantes más ofertadas, nos hace pensar en un aumento de 1000 docentes respecto al curso, a falta de saber en esta ecuación el número de profesorado funcionario de carrera. La Consejería debería aportar el dato comparativo de este año con el del año pasado para hacernos una idea precisa de cuál ha sido el aumento de profesorado. Falta por incorporar el profesorado de los planes de refuerzo y éxito educativo, pero se nos antoja que quedaremos lejos de los 3000 docentes prometidos. Debería dejar Page de sacar pecho ante la opinión pública cuando ha tenido 5 años para recuperar las plantillas docentes a niveles previos a la crisis económica: la realidad es que a día de hoy, con esta pandemia, no llegaremos a los 30.704 docentes activos que había en diciembre del 2010.

La improvisación va más allá de las plantillas: cambio de ratios y concesión de desdobles el 31 de agosto, falta de contenidos mínimos regulados en caso de confinamiento, falta de personal de limpieza en algunos centros en horario lectivo, falta de personal para poder tomar la temperatura en los centros con diferentes accesos, falta de EPIs, imposibilidad de llevar a la práctica la teoría de los grupos burbuja o de convivencia estables (atenta contra la docencia de los y las especialistas), centros con muy desiguales situaciones en cuanto a personal auxiliar, centros donde todavía no se ha cubierto toda la plantilla, dudas sobre la capacidad tecnológica de los centros y las plataformas para soportar la docencia a distancia, etc. Y las dos últimas importantes novedades: la publicación de las medidas de prevención de riesgos laborales el pasado 4 de septiembre y la formación sobre la nueva plataforma educativa que se realizará el 7 y 8 de septiembre, el día de antes de comenzar las clases, para un grupo de docentes que luego deberá formar en cascada a sus compañeros de centro. ¿De verdad no se podía haber hecho antes y mejor?

Con todo lo anterior, son muchos los centros que nos han pedido el retraso del inicio de curso para hacerlo en las mejores condiciones. Así se lo hemos hecho saber a la Administración, que nos ha dicho que estudiará caso a caso.

A pesar de que de forma mayoritaria (que no unánime) la afiliación de STE-CLM descartó la convocatoria de huelga a día de hoy, animaron a los órganos del sindicato a estar vigilantes sobre el cumplimiento de los planes de contingencia, sobre los que hay dudas de que se puedan llevar a la práctica con niños/as y adolescentes. A este sentido, se valorará por parte de nuestra asesoría jurídica la legalidad de las normas dictadas y su encaje en la normativa educativa que no se ha modificado, en la petición de responsabilidades llegado el caso y en la solicitud de un trato preferente a las personas vulnerables. En las próximas semanas, se volverán a convocar asambleas para valorar nuevamente la situación.