El Área Integrada de Talavera de la Reina, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha logrado reducir las incomparecencias de pacientes en el quirófano durante 2017 en más de un 60 por ciento frente al año anterior, según datos registrados durante 2017 por el Servicio de Atención al Paciente, gracias al protocolo de ‘Llamada de confirmación de comparecencia a la intervención quirúrgica’.

Mensualmente, el Hospital de Talavera programa alrededor de 800 intervenciones en quirófano. La reducción de las incomparecencias implican una mejora en la asistencia sanitaria para todo el conjunto de la sociedad. El objetivo es optimizar los recursos del Área Integrada de Talavera para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Así, se ha pasado de más de 150 incomparecencias anuales, a unas 60, lo que ha permitido mejorar la eficiencia de la programación quirúrgica del Hospital General ‘Nuestra Señora del Prado’, ya que cada incomparecencia se traduce en un tiempo de quirófano no aprovechado.

Este protocolo, coordinado por la dirección médica e implementado por el Servicio de Atención al Paciente, se puso en marcha en el primer trimestre de 2016, primero con un sistema exclusivo de llamadas al que más adelante se le añadió en determinados casos el envío de un mensaje de texto al móvil del paciente.

A lo largo de 2017, se realizaron casi 7.000 llamadas dentro de este protocolo y se enviaron más de 3.200 mensajes de texto en los que no solo se recuerda al paciente la fecha y la hora de la intervención, sino que también se le recuerdan los cuidados pre-quirúrgicos pautados que debe seguir de cara a la intervención, así como las normas de higiene específicas.

24 horas de antelación

24 horas antes del día programado para el quirófano, el Servicio de Atención al Paciente contacta a los pacientes que dejaron su número de contacto. Incluso se envían SMS recordatorios como medida reforzadora.

Además de recordar al paciente su intervención, el protocolo de llamada también permite que en los casos en los que el paciente informa que no va a acudir a la cita quirúrgica por cualquier motivo, se pone en conocimiento del Servicio de Admisión para reprogramar la intervención del citado paciente en el caso de que fuera necesario, al tiempo que se cita a otro paciente para ocupar el turno de quirófano que ha quedado liberado.