La Gerencia de Atención Integrada de Ciudad Real, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha aumentado de forma exponencial el número de resonancias magnéticas que se realizan desde que se puso en funcionamiento la nueva resonancia magnética incluida en el Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Desde 2017, primer año del cual se tienen datos completos, el número de resonancias ascendió hasta 9.385. Es un incremento del 60,3 por ciento respecto de 2015, último período con datos anuales antes de la actualización tecnológica.

En términos absolutos, se ha pasado de un promedio mensual de 306 resonancias en 2015 a 782 pruebas que se realizaron de media al mes durante el año 2017. En total, el pasado año se registraron 9.385 resonancias, frente a las 3.667 que se hicieron en el 2015.

El Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria lo puso en marcha el Gobierno regional en 2016. Permite paliar la situación de obsolescencia del parque tecnológico en los centros de salud del SESCAM, agravada además por la falta de inversión de la legislatura interior. La resonancia en el Hospital de Ciudad Real con nuevo equipamiento empezó en noviembre de 2016, fecha en la que se habían realizado 4.987 resonancias. El incremento desde entonces es notable.

La renovación de la resonancia del Hospital General Universitario de Ciudad Real ha consistido en la transformación del modelo que había quedado obsoleto, dotando al nuevo equipo de más funcionalidades que favorecen la calidad diagnóstica y de imagen, así como la rapidez para obtener resultados.

Más de 2.500 pruebas hasta marzo

El primer trimestre del 2018. continúa la tendencia al alza en cuanto al aumento de actividad de la resonancia. De esta forma, durante este periodo se han realizado 2.516 resonancias, con un promedio al mes de 839 pruebas, lo que supone un aumento del 6,8 por ciento respecto a la media mensual del año anterior.

No obstante, el aumento de pruebas no sólo se ha producido en cuanto al número, sino también a la complejidad, ya que la nueva resonancia aporta mejoras destacables que permiten realizar nuevas secuencias de aplicación para abordar patologías más complejas o en áreas más difíciles de detectar con tecnología menos avanzada. Es el caso de la espectroscopia próstata en 3D o los estudios de cráneo, rodilla, pie, columna cervical e hígado por debajo de los diez minutos de adquisición de la prueba.

Asimismo, se han incorporado nuevas opciones para la realización de biopsias en los casos en los que la resonancia magnética visualice mejor la patología mamaria que otras técnicas de imagen.