El Gobierno de Castilla-La Mancha apuesta por una “revolución ambiental” en la que se vincule el medio ambiente con el desarrollo del medio rural. Así lo expuso previo al Consejo Consultivo de Medio Ambiente y Consejo Nacional del Clima, en el Ministerio para la Transición Ecológica en Madrid, el consejero de Agricultura Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

Acompañado por el viceconsejero de Medio Ambiente, Agapito Portillo, Martínez Arroyo recordó que lo que se busca es avanzar en la lucha del cambio climático en un momento en el que la Unión Europea apuesta por un planeta “más limpio” en el futuro y para ello cada estado miembro tiene que realizar una estrategia contra el cambio climático. El período de aportaciones para comunidades autónomas y ciudadanos está abierta hasta el 22 de marzo.

En esta dirección, resaltó que el de Castilla-La mancha fue el primer Gobierno regional que presentó una Ley de Economía Circular poniendo de manifiesto que “hemos hecho los deberes” para poder pasar de un modelo lineal de economía a uno circular, donde los residuos se convierte en recursos económicos, que “es la clave”.

Precisó que la normativa incorpora los incentivos para las empresas que apuesten por la economía circular, las tasas para gestión en vertedero de residuos potencialmente recuperables y fianzas para aquellas empresas que gestionen residuos peligrosos en Castilla-La Mancha.

Esta es la apuesta regional ante ese compromiso por un planeta más limpio con el objetivo que se ha marcado a nivel europeo de que para 2050 toda la  energía provenga de fuentes renovables y reducir en 90 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero.

Creación de empleo y lucha contra la despoblación

Martínez Arroyo ha trasladado a los medios de comunicación que, además, el medio ambiente vinculado a la economía es un gran generador de empleo y un recurso más para luchar contra el despoblamiento.

Muestra de ello es que podría llegar a generar 30.000 puestos de empleo vinculados a la energía verde en la región; y es que hay mayor fuente de empleo en la economía circular que en la lineal y “hay que cambiar de mentalidad porque vamos a tener más posibilidades de desarrollo económico”, ha recalcado.

De esta forma, recordó que en Castilla-La Mancha el Gobierno regional tiene abierta la convocatoria de una línea de ayuda de tratamientos selvícolas, hasta el 6 de marzo. Es una ayuda dotada con 25 millones de euros, orientada para que los propietarios forestales mejoren su superficie forestal y creen empleo en el territorio, siendo éste un ejemplo de cómo el medio ambiente puede ayudar a evitar el despoblamiento.

También hizo referencia a la relevancia que tiene para este objetivo la reapertura por parte del Ejecutivo regional de los centros de interpretación de parques naturales, multiplicándose por cinco, en esta legislatura, el número de visitantes a los centros de interpretación.

Así, el dato de todo el año 2018, ha resaltado, pone de manifiesto que “el 75 por ciento de personas que nos visitan son de fuera de Castilla-La Mancha” y eso “genera riqueza y empleo”.