El Gobierno regional apunta contra el uso y abuso de los antibióticos de manera incorrecta. Al utilizarlos sin prescipción médica o incumpliendo las instrucciones para su administración correcta, pueden derivar en graves problemas para la salud pública. Así lo recordó la directora provincia de Sanidad, Margarita Gascueña.

La Consejería de Sanidad ha reactivado la puesta en marcha de los Consejos de Salud de Área, un órgano de participación ciudadana, del que forman parte los anteriormente citados Colegios Profesionales que están, al igual que el Gobierno regional, muy implicados en la necesidad de concienciar a la ciudadanía sobre el uso adecuado de los antibióticos. Desde este órgano se considera necesario hacer un llamamiento a la ciudadanía para que comprendan la trascendencia que tiene el uso incorrecto de los medicamentos. Y es que, según ha destacado la directora provincial de Sanidad, “estamos ante un problema de salud pública que cada día se hace más importante, ya que el uso inadecuado de los antibióticos genera una resistencia en los gérmenes que nos producen las infecciones”.

Cumplir con las prescipciones médicas es fundamental para evitar la resistencia. Descartar la automedicación y ajustare a las dosis e instrucciones establecidas para consumir cada medicamento. La directoria provincial y los presidentes de los Colegios Profesionales hacen hincapié en la necesidad de que los ciudadanos no se automediquen con antibióticos que pueden haberles recetado previamente, y que una vez terminado el tratamiento desechen la medicina en su farmacia.

Asimismo, han coincidido en la necesidad de no cortar los tratamientos aunque crean que su infección ha desaparecido, ya que esa interrupción puede generar problemas de resistencia a ese antibiótico en el futuro. Los antibióticos han de tomarse los días establecidos y en las horas determinadas para que cumplan con su función, según ha recordado el presidente del Colegio de Medicina, que ha recordado que las resistencias a las medicinas están aumentando en todo el mundo, “poniendo el peligro nuestra capacidad para tratar mucha infecciones”. Cuevas ha explicado que “la principal causa de la resistencia a estos medicamentos no está en los microorganismos que generan las infecciones, sino en el mal uso que hacemos de los antibióticos, lo que causa en España unas 2.500 muertes anuales”.

Las previsiones indican que, de no corregirse la situación actual, “en el año 2.050 las muertes por infecciones anteriormente controladas pueden llegar a 40.000 al año a causa de las resistencias generadas”.

Ante esta situación, el presidente del Colegio de Medicina de Guadalajara ha pedido también a los profesionales sanitarios que no cedan a las presiones de los pacientes que requieran antibióticos y solo los prescriban en los casos estrictamente necesarios, e informen a los pacientes sobre la correcta forma de tomarlos, advirtiéndoles de los problemas que puede ocasionar un mal uso de los mismos.

Por su parte el presidente del Colegio de Farmacia ha recordado que “solo las infecciones ocasionadas por bacterias deben ser tratadas por antibióticos” y ha añadido que “enfermedades como la gripe o los resfriados no se tratan con antibiótico”. Asimismo, Ignacio Romeo ha puntualizado que “no todos los antibióticos son válidos para cualquier tipo de infección”.

Romeo ha incidido en la gravedad de la resistencia bacteriana ya que los microorganismos resistentes se propagan por todo el mundo de un modo muy rápido, “con consecuencias catastróficas”. Por todo ello, desde el Colegio de Farmacia se aconseja a la ciudadanía que acudan siempre al médico sin confiar nunca en el autodiagnóstico. Romeo se ha referido también al “problema” que ocasionan los botiquines caseros y ha aconsejado que una vez concluido cualquier tratamiento, las medicinas se lleven a la farmacia para su correcta eliminación.

Finalmente, el presidente del Colegio de Veterinaria remarcó las resistencias que se generan en el mundo animal, sus influencias en la salud y en los mercados internacionales. En España existe un Plan Nacional de Investigación de Residuos que analiza la cadena de producción de animales y sus productos. Hizo un llamado a la responsabilidad de los veterinarios y dueños de animales para hacer una utilización correcta de antibióticos cuando tratan a sus animales.