El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, ha manifestado su deseo de que pronto se recupere el diálogo entre el nuevo Ministerio de Educación y Formación Profesional y las Comunidades Autónomas que haga posible la firma de un pacto o acuerdo educativo demandado desde todos los ámbitos de la comunidad educativa.

Así lo ha señalado durante su participación en la clausura del VII Congreso Sindical de ANPE que ha tenido lugar hoy en Guadalajara, donde ha destacado que “vivimos un momento clave en España para la educación y también en nuestra comunidad autónoma y es el momento de que entre todos arrimemos el hombro”.

Ha destacado que desde Castilla-La Mancha “hemos trabajado en todo este tiempo con los responsables del Ministerio con lealtad, con dedicación y con aportaciones y lo seguiremos haciendo con el nuevo Gobierno con esos planteamientos que en esta comunidad autónoma tienen una historia que se inició en el año 2000 al recibir las competencias de educación con la elaboración del Libro Blanco en el que participó toda la comunidad educativa”.

Igualmente, Felpeto ha apuntado la necesidad de que se mejore la financiación de la educación, pues las necesidades no son las mismas en unas Comunidades u otras y ha pedido que las nuevas leyes cuenten con la financiación necesaria para llevarlas a cabo, y “no como ocurrió en otra época en la que hubo leyes con gran consenso que no contaban con financiación”.

El consejero ha recordado que las organizaciones sindicales “han tenido mucho que ver en el proyecto educativo de Castilla-La Mancha y tienen que seguir siendo protagonistas de ese cambio y de ese avance, los responsables de la gestión debemos contar todos y también con quienes en algún momento discrepan y también nos empujan a que tomemos decisiones  y esos son los representantes del profesorado desde las organizaciones sindicales y yo les agradezco su esfuerzo y su trabajo y lo seguiremos haciendo”.

En sus palabras ha mencionado los retos del sistema educativo regional como el impulso “de la autonomía de los centros educativos en el diseño de sus proyectos, el impulso a la formación del profesorado avanzando en un modelo presencial, el diseño de un buen proyecto e Formación Profesional a través del III Plan de FP o el mantenimiento y la Escuela Rural.