El Gobierno de Castilla-La Mancha se reunió con la Asociación de Padres y Amigos de Personas Sordas de Albacete (ASPAS) para conocer los programas del colectivo sociosanitario en Albacete, así como proyectos en los que se trabaja a futuro. El objetivo fue establecer la colaboración para un nuevo espacio con “garantías” a la hora de prestar los distintos servicios que gestiona ASPAS.

El delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santosvaloró la trayectoria de esta Asociación, constituia en 1979, y declarada de Utilidad Pública. El próximo año cumple su 40 aniversario y actualmente atiende a 61 personas a través de un servicio de rehabilitación auditiva.

Ruiz Santos se reunió en la Casa Perona con la presidenta de ASPAS y una representante de la Asociación, María Carmen Cebrián y Encarnación Fernández, respectivamente. Les acercó el compromiso del Gobierno regional, a través de la Consejería de Bienestar Social y Sanidad, en la búsqueda de un nuevo inmueble para la asociación, así como “las diferentes acciones dirigidas a romper las barreras que afectan a las personas con discapacidad auditiva, y trabajar de la mano de colectivos como ASPAS, en lograr la inclusión social y laboral, y la igualdad de oportunidades”, ha afirmado.

ASPAS trabaja actualmente, en su sede de la calle Doctor Fleming, con 15 personas con implantación coclear y con 11 usuarios de atención temprana, además de desarrollar programas de orientación laboral, formación, ayuda psicológica e interpretación del lenguaje de signos.