La delegada de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha en Ciudad Real, Carmen Olmedo,visitó las obras de reforma y mejora en el Centro de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual Grave (CADIG) ‘Guadiana’ de Ciudad Real, dentro del Plan de Infraestructuras Sociales Horizonte 2020.

Pudo comprobar el proyecto de reforma de dos viviendas junto a la directora provincial de Bienestar Social, Prado Zúñiga. El proyecto cuenta con una inversión de 340.000 euros que permitirá la reforma, adaptación y dotación de mejoras edilicias en las dos viviendas del centro de personas con discapacidad, según las necesidades actuales y para que los usuarios que residen allí y los trabajadores asistentes estén en óptimas condiciones.

Olmedo ha destacado el compromiso una vez más del Gobierno de Emiliano García-Page con las personas que padecen algún tipo de discapacidad y que hace necesaria la implicación de  la administración para mejorar la estancia, como en este caso, y, por tanto, “la calidad de vida de estas personas”, algo que se hace patente con la inversión efectuada en el Centro Guadiana de Ciudad Real.

Además, las obras incluyen nuevo mobiliario para las dos estancias, y diferentes partidas destinadas a mejoras en el Centro ‘Guadiana’ en los modelos I y II, que redundan a su vez en la mejora asistencial para los usuarios y la labor diaria de los empleados del centro residencial.

Durante la visita, la delegada de la Junta se ha referido al Plan de Infraestructuras Sociales, dotado de 42 millones de euros y que supone el primer plan de inversiones sociales en la historia de Castilla-La Mancha y que “está ideado pensando en el bienestar de las personas y en cómo las infraestructuras pueden mejorar la atención y la calidad de vida de la gente”.

El Plan de Infraestructuras Sociales tiene un impacto en la provincia de Ciudad Real que se extenderá en los próximos tres años, resumido en más de 66.000 beneficiarios, principalmente mayores y discapacitados, creación de 860 puestos de trabajo y puesta en marcha de 2.000 nuevas plazas residenciales a nivel regional.

Entre las obras incluidas en el Plan de Infraestructuras Sociales a desarrollar en la provincia se encuentran, además, la ampliación de plazas en la residencia ‘Los Jardines’  de Manzanares; la rehabilitación de 10 viviendas en la ‘Ciudad de Matrimonios’ en Ciudad Real y la puesta en marcha de otras 4 viviendas nuevas así como  la apertura de la tercera planta de la residencia ‘Pocitas del Prior’ de Puertollano, entre otras.

Mejorar la calidad de vida de los usuarios
El módulo I del Centro Guadiana, con su distribución arquitectónica conformada por 14 viviendas, tiene capacidad para 136 plazas de residencia -en la actualidad está ocupadas 121- y cuenta con 221 trabajadoras y trabajadores públicos entre laborales, funcionarios y estatutarios.

El CADIG Guadiana de Ciudad Real está diseñado para mejorar significativamente la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual que en él residen e incrementar sus oportunida­des de crecimiento personal y de satisfacción con el entorno en el que viven, promoviendo a la vez su capacidad de autonomía personal en la realización de las habilidades de la vida diaria, de comunicación y de interacción social.

Además, se realiza una atención personalizada según las necesidades de apoyo de cada persona, facilitando y potenciando las relaciones sociales de la persona con discapacidad intelectual y mejorando su participación e inclusión en la comunidad a través del fomento de las familias en la toma de decisiones sobre los aspectos relevantes para la vida de cada residente.

Se trata, por tanto, y como ha reiterado Olmedo, de un tipo de centro abierto a la comunidad concebido como espacio de vida en el que “se propicia un ambiente familiar” capaz de generar oportunidades y en el que se ofrecen apoyos y acompañamiento en las actividades diarias.

Finalmente, remarcar que dispone de instalaciones y equipamientos técnicos adecuados a las limitaciones de movilidad e interpretación del entorno de las personas con discapacidad intelectual que en él residente, facilitando su desplazamiento autónomo dentro del mismo, y la accesibilidad a las diferentes áreas, además de recursos humanos ncesarios para el apoyo en la adquisición de nuevas capacidades y fortalecimiento de las ya adquiridas, con el objetivo de alcanzar, en la medida de lo posible, retos personales para cada una de las personas con discapacidad intelectual a las que se presta apoyo.