La directora general de Atención a la Dependencia, Ana Saavedra, ha reiterado hoy el compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha con las personas mayores, lo que se refleja en el incremento presupuestario para desarrollar políticas dirigidas al colectivo, al tiempo que ha apostado por fomentar el buen trato hacia este grupo de personas.

Saavedra se ha pronunciado así, antes de inaugurar la Jornada de ‘Promoción del Buen Trato a las Personas Mayores y las Buenas Prácticas en el Proceso de Envejecimiento Activo’ organizada por Fundación Mayores, donde ha estado acompañada de la presidenta de la entidad, María Ángeles Sánchez, y el fiscal superior de Castilla-La Mancha, José Martínez.

“Nuestro objetivo principal es que las personas mayores se integren en la sociedad de Castilla-La Mancha como personas de pleno derecho porque, además, tenemos que reconocer el buen hacer que han tenido a lo largo de los años y que nos van dejando de herencia”, ha recalcado la directora general, quien ha recordado que hoy, 15 de junio, se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez.

Para ilustrar la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha por los mayores, ha recordado la subida esta legislatura del 12 por ciento del presupuesto del Gobierno de Castilla-La Mancha para políticas dirigidas a este colectivo, hasta 284 millones de euros en 2018, 32 millones de euros más que en el año 2015.
“Destinamos 284 millones a programas de Envejecimiento Activo, de divulgación, de concienciación sobre el buen trato a las personas mayores”, ha detallado Saavedra, quien ha insistido en que “la prioridad” del Gobierno regional es que “Castilla-La Mancha sea una región, sea una comunidad, una sociedad para todas las personas, también para las personas mayores poniéndoles en el centro de atención”.

Con ello, ha considerado que la sociedad española se enfrenta “a un reto muy importante” como es el envejecimiento de la población, ya que “en el año 2050 casi vamos a duplicar las personas mayores que hay en la actualidad, en Castilla-La Mancha hay 375.000 personas mayores de 65 años”.

Para hacer frente a esta circunstancia, ha explicado que el Gobierno regional está “trabajando con todas las personas mayores, especialmente, con las personas mayores más vulnerables como pueden ser las personas en situación de Dependencia”.

En concreto, ha señalado que, del total de personas beneficiarias del Sistema de Dependencia en Castilla-La Mancha, el 72 por ciento son mayores de 65 años y, de ellas, casi el 55 por ciento son personas mayores de 80 años.

“Por tanto, es nuestra prioridad trabajar para prevenir y trabajar también en situaciones de riesgo como puede ser con las tutelas, a través de las seis fundaciones tutelares que hay en Castilla-La Mancha”, ha aseverado.