El Gobierno de Castilla-La Mancha pondrá en marcha un Consejo Regional de Infancia y Familia e incluirá en la elaboración de normas y leyes de ámbito autonómico un informe de impacto de infancia, en cumplimiento a los compromisos adquiridos por el Ejecutivo autonómico tras su adhesión, en enero de 2018, al Pacto Regional de Infancia y Familia.

Así lo ha adelantado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, tras la reunión que el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, ha mantenido en el Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del Gobierno regional, con el presidente de UNICEF Comité Español, Gustavo Suárez Pertierra, y en la que también han participado la directora general de Asuntos Europeos, Virginia Marco, y la máxima representante de UNICEF en Castilla-La Mancha, Asunción Díaz del Río.

La titular regional de Bienestar Social ha adelantado que el Gobierno regional ya se encuentra trabajando en el articulado del futuro Consejo Regional de Infancia y Familia, así como que se está realizando un análisis de todos los capítulos presupuestarios y los indicadores que se incluirán en los informes de impacto de infancia, por los que habrán de pasar a futuro todas las leyes y normas de ámbito autonómico.

Asimismo, Aurelia Sánchez ha avanzado que el Ejecutivo autonómico formalizará un convenio específico con UNICEF Comité Español para impulsar la adhesión de municipios de la región a la Red de Ciudades Amigas de la Infancia, de la que ya forman parte 18 ciudades castellano-manchegas.

Pionera en el desarrollo de acciones a favor de la infancia y la juventud

Tal y como ha detallado el presidente de UNICEF Comité Español, Gustavo Suárez Pertierra, la convocatoria bienal para el otorgamiento del sello que distingue a las ciudades amigas de la infancia, y que se deberá resolver este año, cuenta en estos momentos con 8 candidaturas de municipios de la región, con lo que Castilla-La Mancha podría estar a finales de 2018 por encima de la media del conjunto de comunidades autónomas en cuanto a este tipo de certificaciones.

Un sello que, ha hecho hincapié Suárez Pertierra, distingue a aquellas localidades que desarrollan programas de lucha contra las desigualdades en la infancia, de ayuda al bienestar de los niños, niñas y jóvenes, así como de concienciación y educación a favor del grupo social “más vulnerable y más afectado por las desigualdades”.

Asimismo, ha asegurado que las relaciones entre el Gobierno regional y UNICEF y el grado de cumplimiento de los objetivos del Pacto Regional de Infancia y Juventud gozan a día de hoy de “muy buena salud”.

“Castilla-La Mancha es pionera en el desarrollo de algunas de nuestras actividades más importantes para los niños y niñas y los jóvenes”, ha destacado el máximo representante de UNICEF en nuestro país, quien también ha valorado la próxima constitución del Consejo de Infancia y Familia, así como la futura creación en Castilla-La Mancha de una comisión de seguimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 de la ONU.