La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha destacado hoy que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha recuperado esta legislatura la cobertura de profesionales de los Servicios Sociales en todos los municipios de la región, lo que ha apuntado que ha supuesto “un esfuerzo por parte de los profesionales públicos, pero también un esfuerzo económico, incrementado el 21 por ciento el presupuesto”.

Sánchez se ha pronunciado así en declaraciones a los periodistas antes del comienzo de la gala celebrada en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) con motivo del 30 aniversario del Plan Concertado, donde ha estado acompañada de la delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo; la directora provincial de Bienestar Social, Prado Zúñiga, y la alcaldesa de la localidad, Rosa Melchor, entre otros.

La consejera ha explicado que los profesionales de los Servicios Sociales “están en los ayuntamientos, subvencionados por el Gobierno regional y atienden las necesidades de la gente, quieren hacer mejor la vida a la gente”.

“Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha, desde el primer momento, nos pusimos a trabajar para que no hubiera ningún ayuntamiento que no tuviera esos profesionales de los Servicios Sociales. Llegué encontrándome 9 áreas sin profesionales y, en este momento, están al cien por cien los profesionales en toda la región”, ha destacado.

Esta legislatura, el Gobierno regional ha incrementado un 21 por ciento el presupuesto del Marco de Concertación para la prestación de los Servicios Sociales en colaboración con las entidades locales, de modo que el presupuesto en 2018 asciende a 57,7 millones de euros frente a los 47,5 del año 2015.

EL número de profesionales, por su parte, ha crecido un 18,75 por ciento desde 2015, al pasar de 752 a 893.

Por otra parte, la consejera de Bienestar Social ha felicitado a la localidad de Alcázar de San Juan, “pionera en la puesta en marcha de este Estado de Bienestar Social en España”.