El Gobierno de Castilla-La Mancha ha colaborado en la puesta en marcha de la Escuela de Hostelería y Restaurante ‘El Sembrador’ de Cáritas en Albacete, a cuya inauguración ha acudido hoy la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, quien ha afirmado que la organización es “un ejemplo de generosidad, de compromiso y, sobre todo, de oportunidad para quien ha tenido y tiene una vida difícil”.

Sánchez ha asistido a este acto junto al delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos; el obispo de Albacete, Ciriaco Benavente; el presidente de Cáritas Española, Manuel Bretón; la directora de Cáritas Albacete, Rosa García, y el alcalde de la ciudad, Manuel Serrano, entre otros.

“Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha, trabajamos muy codo con codo con Cáritas Albacete y con Cáritas Castilla-La Mancha para poder apoyar proyectos como este, pero también muchísimos proyectos que tienen que ver con la infancia, con las mujeres, con colectivos vulnerables, con personas que realmente lo están pasando mal”, ha afirmado la consejera.

Ha celebrado que es una Escuela “dirigida a personas que quizá han tenido dificultades para ir a la escuela, que quizá han tenido una vida difícil y aquí van a tener la oportunidad de formarse, de aprender un oficio y desarrollar su proyecto de vida”.

Con todo, ha deseado “mucho éxito, mucho ánimo a los alumnos y alumnas, a todos los profesionales que van a enseñar con el corazón en sus manos y a Cáritas, que es ejemplo para Castilla-La Mancha y para esta ciudad de Albacete”.

El Gobierno regional ha incrementado esta legislatura un 22 por ciento el presupuesto para Cáritas Diocesana Albacete.

A través de la subvención dirigida a la inclusión social, la organización realiza 21 proyectos en todas las provincias de Castilla-La Mancha, de los cuales 7 se desarrollan en Albacete. Su objetivo es ayudar a las familias en situación de vulnerabilidad a integrarse en la sociedad con proyectos de capacitación, fomentando su participación y ejercicio de sus derechos.

Del mismo modo, el Gobierno regional apoya los centros de alojamiento para las personas sin hogar.