La Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural sigue apoyando proyectos de investigación que fomentan la protección de la reserva de la biosfera de La Mancha Húmeda frente al cambio climático, y propician la función mitigadora de los humedales y sus efectos medioambientales.

Así, a través de un convenio de colaboración existente con la Obra Social ‘La Caixa’, que supuso una inversión de cerca de 22.000 euros, se financiaron parcialmente investigaciones desarrolladas por la Universidad de Valencia en este campo, cuyos resultados, se presentarán mañana en una jornada técnica en la localidad conquense de Mota del Cuervo en la que participarán investigadores y gestores de los espacios naturales protegidos de la Mancha Húmeda donde se sentarán las bases para comenzar a aplicar los resultados de la investigación en la gestión de los humedales.

El objetivo de esta investigación es conocer cómo funciona el ciclo del carbono en las lagunas salinas de La Mancha, evaluar su papel en la mitigación del cambio climático ayudando a reducir la concentración de gases de efecto invernadero a la atmósfera y establecer medidas de gestión para mejorar la adaptación de este tipo de humedales a este fenómeno.

El cambio climático está dejando sentir sus efectos en los seres vivos y los ecosistemas repercutiendo en múltiples aspectos de la sociedad, incluida la salud humana. Las áreas protegidas no son ajenas a esta realidad, ocupando además, un lugar privilegiado para estudiar los efectos del cambio, ensayar nuevas soluciones para transferirlas al resto del territorio y sensibilizar a la sociedad.

En el caso de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda, existe una especial vulnerabilidad a los efectos del cambio climático y de ahí el esfuerzo del Gobierno regional por participar en proyectos de investigación para protegerlas frente a este fenómeno.

La reserva es un área protegida de más de 400.000 hectáreas, tiene actualmente 76 lagunas y el Dominio Público Hidráulico de más de 130 cauces en sus zonas núcleo y tampón.

La laguna Manjavacas de Mota del Cuervo, en la provincia de Cuenca, localidad donde se llevará a cabo la jornada técnica. Las autoridades la declararon reserva natural en 2001 y forma parte de los ocho humedales de importancia internacional reconocidos a través del Convenio Ramsar.

Conservación a través de proyectos LIFE

Uno de los ejes de trabajo sobre humedales que se desarrolla desde la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural es la recuperación medioambiental. Centrada en paraísos como éste de La Mancha Húmeda, así como la concientización de la sociedad a través de jornadas de educación ambiental y divulgaición del patrimonio natural existente en la región.

En este sentido, en esta zona se desarrollaron dos programas LIFE. Hasta 2016 a través del proyecto LIFE ‘Humedales de La Mancha’ realizado junto a la Fundación ‘Global Nature’, se desarrollaron distintas accionesde conservación del hábitat que rodea a las lagunas, las estepas salinas mediterráneas en Pedro Muñoz, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Las Mesas, Las Pedroñeras, Lillo, Mota del Cuervo, Quero, Villacañas y Villafranca de los Caballeros, espacios que han sufrido un retroceso notable en las últimas décadas. La inversión asciende a casi dos millones de euros.

Actualmente, se prosigue con las acciones enmarcadas dentro del proyecto LIFE “Estepas de La Mancha” que pretenden frenar el descenso de las poblaciones de aves esteparias en colaboración con los agricultores de cuatro de las principales Zonas de Especial Protección para las Aves de Castilla-La Mancha incluidas dentro de la Red Natura 2000. El objetivo es proteger los hábitats únicos y generar beneficios socioeconómicos en la región, principalmente en las zonas donde se emplazan.