El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado este viernes su apoyo y reconocimiento a la tradición vitivinícola de Valdepeñas, una localidad donde se habla del vino “como en ninguna otra”, y se hace además “honrando a sus raíces”.

Durante el acto institucional de las LXV Fiestas de la Vendimia y el Vino de Valdepeñas (Ciudad Real), en el que el presidente ha estado acompañado por el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, el alcalde de la localidad, Jesús Martín, y embajador de China en España, Lyu Fan, puesto que la potencia mundial es el país invitado en esta edición, García-Page ha destacado además el impulso y el trabajo de los empresarios y profesionales de vino, asegurando que “el hecho de que le vaya bien al sector del vino aquí, es clave para que le vaya bien a toda Castilla-La Mancha”.

Así, señaló que en esta región, donde se produce la mitad del vino de todo el país y el 7% del vino mundial, “hemos roto una barrera”, logrando que los conceptos de calidad y cantidad estén unidos. “Hoy todo el mundo se apunta al vino, y  en esta tierra el vino ya es parte de nuestra cultura e identidad”, añadió.

El presidente también recordó su reciente visita a la ciudad china de Chengdu, en el marco de una embajada comercial para implementar lazos de colaboración en materia turística, empresarial y comercial con el gigante asiático. Consideró que el futuro del planeta “pasa por China, por su fuerza y su potencia”.

En este sentido, ha señalado que las relaciones que podemos tener con esta potencia “me llenan de esperanza y oportunidad”, ya que en China “se aprecia el ejemplo y el carácter español, y en España se aprecia la buena relación con el pueblo chino”.

“Tenemos a España en el corazón sin complejos y sin exclusión”

En su intervención, el jefe del Gobierno regional se refirió al conflicto catalán, poniendo de manifiesto el contraste entre Castilla-La Mancha y Cataluña. Mostró asi su deseo de “el ejemplo incluyente de esta tierra en el centro de España sirva de referencia a las próximas generaciones”, al igual que ocurre con las raíces del vino.

“Estamos en el corazón de este país, y llevamos a España en el corazón sin complejos y sin exclusión”, ha asegurado García-Page, antes de recordar que en esta tierra “somos depositarios y capital de uno de los mayores descubrimientos del planeta” como son Cervantes y su ilustre obra Don Quijote de La Mancha, “de la que nadie se sentiría ajeno y que supone algo por lo que nos podemos presentar como pueblo”.

Finalmente, y tras celebrar todo lo conseguido “entre todos” en los últimos cuarenta años de historia nacional, con la Constitución Española a la cabeza, ha tenido palabras de reconocimiento para todos los homenajeados en el acto institucional del LXV Fiestas de la Vendimia y el Vino de Valdepeñas, donde se ha nombrado Hijo Adoptivo a Victoriano González de la Aleja, alcalde de Valdepeñas entre los años 1995-1999, mientras que la Medalla de las Bellas Artes “Gregorio Prieto” ha sido recibida por el escultor valdepeñero José Lillo Galiani.

La Medalla de las Letras “Juan Alcaide” ha sido para el escritor y poeta Raúl Carbonell Sala, y el Club Deportivo Fútbol Sala ‘Ciudad del Vino’, recién ascendido a la Primera División nacional, se ha alzado con la Medalla del Deporte “Caridad Ortega”. Finalmente, la Medalla al Servicio Desinteresado se ha entregado a Francisco Fernández Fernández.