El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha respaldado, esta mañana, el “determinante” trabajo de coordinación del Estado en la actuación de las comunidades autónomas en el ámbito educativo y ha sostenido que “no puede ir cada autonomía por libre”, como ocurrió, en el pasado mes de marzo, con el “cierre unilateral de los centros educativos que produjo aluviones enormes de movimiento poblacional”, ha recordado.

En estos términos se ha pronunciado el presidente regional, en Toledo, después de participar en la XXII Conferencia de presidentes autonómicos que se ha desarrollado de manera telemática y en la que se ha abordado el regreso a las aulas y el reparto de los fondos destinados a paliar las consecuencias de la crisis. En este contexto, García-Page ha considerado “un esfuerzo realmente impresionante” que todas las autonomías y el Gobierno de España se hayan fijado como un “reto nacional, asequible, posible y realista, sacar adelante el curso escolar”.

“Por nuestros hijos, por nuestro sistema, por nuestro futuro”, ha continuado el jefe del Ejecutivo castellano-manchego, “no podemos ser el único país de Europa que no abra sus colegios o que no los mantenga abiertos”. En este marco, García-Page ha llamado a “gestionar la nueva realidad adaptándonos, readaptándonos y reaccionando a la aparición del virus”, por lo que ha puntualizado que “ya sabemos cómo se tiene que hacer esto”.

Asimismo, el presidente regional ha agradecido “el nivel de ayuda y cooperación de la comunidad educativa”, al tiempo que ha mostrado su satisfacción por que “los que manteníamos hace cuatro meses que el sistema educativo tenía que ser seguro, hoy nos vemos muy confirmados en una unanimidad que se produce en todos los rincones de España”, ha sentenciado.

“Cumbre autonómica” alejada de “cualquier polémica interesada”

En su comparecencia, Emiliano García-Page ha confirmado la celebración, el próximo lunes, de una “cumbre autonómica” junto con la Comunidad de Madrid y Castilla y León, “para abordar problemas comunes que tenemos y que ya veníamos trabajando, pero que vamos a hacer en este momento excepcional de una manera más clara”. Así, el presidente autonómico ha avanzado que se tratarán asuntos “de coordinación” en los ámbitos educativo, de las comunicaciones y de la conectividad.

En este sentido, García-Page ha señalado que “todas las comunidades que abrazamos la Comunidad de Madrid y que la abrazamos, además, con cariño, estamos en el mismo barco”. Asimismo, se ha referido a la reciprocidad de las consecuencias de las decisiones que se toman en estas regiones debido a la interrelación “desde el punto de vista afectivo, laboral, económicos, social, cultural, en todos los sentidos”, ha explicado.

Por este motivo, el presidente regional ha mostrado su convencimiento de alcanzar “un gran acuerdo” a través de un “ejercicio común” que esté alejado de “cualquier polémica interesada”. A este respecto, García-Page ha reiterado que “nunca hemos hecho un planteamiento sectario” y que “hay que ser realista” porque el virus “es un problema de todos”, ha concluido.

Convocatoria a partidos políticos y agentes sociales

El presidente de Castilla-La Mancha ha anunciado además que mantendrá un encuentro, la próxima semana, con “el sector empresarial, sindicatos y agentes sociales para empezar a plantearnos proyectos concretos, muchos ya avanzados como Gobierno, muchos ya pactados con el sector”, ha puntualizado. En este sentido, García-Page ha insistido en la necesidad de “concretar planes de expansión y creación, dinámicas que nos lleven a tener una economía más fuerte y competitiva”, ha señalado.

Del mismo modo, ha avanzado que la próxima semana tendrán lugar diversas reuniones con los partidos políticos con representación en las Cortes de Castilla-La Mancha con el objetivo de “ampliar, más todavía, el escenario de consenso conseguido con empresarios, sindicatos y con todo tipo de colectivos”, ha indicado. En este sentido, García-Page ha reiterado a las formaciones de la oposición que “es una invitación que van a tener abierta siempre” porque “llegaremos más lejos si lo hacemos juntos”, ha concluido.

La financiación autonómica, pendiente de negociar

Asimismo, García-Page ha abogado hoy por que la financiación especial a causa de la pandemia “no se mezcle” con la financiación autonómica. De esta manera, el presidente castellano-manchego ha recordado que “las autonomías llevamos con un problema de financiación ya en varias legislaturas y con varios gobiernos distintos y nadie le ha metido mano”.

Por este motivo, ha advertido que “lo que no queremos es que ahora se consolide un mecanismo extraño y no negociado de financiación, que no tenga en cuenta la justa redistribución del esfuerzo”, ha exigido. Al mismo tiempo, ha planteado que, antes de que termine el año, “se definan, con claridad, las coordenadas con las que España quiere reinventarse desde el punto de vista social, económico y empresarial” con la aportación europea.