Los terceros premios regionales de gastronomía ‘Miguel de Cervantes’ ya tienen dueños. En esta edición, el primer premio en la categoría ‘Cocina Castellano-Manchega Tradicional’ ha sido para el hostal restaurante ‘La Muralla’, que se encuentra en la localidad de Cañete en Cuenca, y al frente del que está Francisco Ibáñez. En la categoría de ‘Cocina Castellano-Manchega de Vanguardia’ el primer puesto es para el restaurante ‘La Martina’ en Tarancón, que dirige Jorge Susinos.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, consideró que “estos galardones tratan de incentivar el reconocimiento, dentro y fuera de la región, de la riqueza, la calidad y la variedad de la gastronomía de la Comunidad Autónoma”. El jurado de estos premios, está compuesto por profesionales de prestigio en el ámbito de la gastronomía y la restauración y representantes de la Dirección General de Turismo, Comercio y Artesanía del Gobierno autonómico.

Cada una de las categorías brinda, además, un segundo premio que en el caso de la ‘Cocina castellano-manchega tradicional’ es para el restaurante ‘La Alacena’ de Toledo que regenta Diego Pérez, y en la categoría de ‘Cocina de Vanguardia’,  el segundo puesto ha sido para el restaurante ‘Cuerda’, de Albacete, que dirige Francisco Cuerda.

Los premios incluyen, además de las dos modalidades de gastronomía, una tercera de ‘Carta de Vinos’ que en esta edición fue concedida al restaurante ‘Casa Elena’, en Cabañas de La Sagra de Toledo, en la casa de César Martín.

Los primeros premios de gastronomía, así como el de la mejor ‘Carta de Vinos’, están dotados con 2.000 euros y con 1.000 euros los segundos.

En la modalidad de ‘Cocina Castellano-Manchega Tradicional’ se consideran los establecimientos que, además de conservar las recetas autóctonas en su esencia más pura, con métodos de elaboración artesanales y preservación del patrimonio gastronómico de Castilla-La Mancha, incluyan también en sus cartas, al menos un 60 por ciento de platos tíicos castellano-manchegos, y un 25 por ciento de vinos propios de la región.

En la categoría de ‘Cocina Castellano-Manchega de Vanguardia’ se premia la cocina moderna, creativa e innovadora, tanto en el tratamiento de las materias primas como en las presentaciones, que incluyan en sus cartas al menos, un 60 por ciento de platos típicos castellano-manchegos y un 25 por ciento de vinos propios de la región.

En la modalidad de ‘Carta de Vinos’ se valora a aquellos establecimientos que incluyan en sus cartas al menos, un 60 por ciento de vinos propios, con denominación de origen de Castilla-la Mancha.

El objetivo final de los premios es reconocer el trabajo de los establecimientos que promueven y potencian el valor de la gastronomía local como un atractivo cultural, tradicional y turístico.