La Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas ha recibido 350 tabletas que la Fundación Orange ha donado a Castilla-La Mancha para reducir la brecha digital durante la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus, que se repartirán, fundamentalmente, entre alumnos de la región y diversos centros de servicios sociales.

La donación de la Fundación Orange incluye para cerca de un centenar de tabletas la tarjeta SIM y el router para la conexión a internet durante el periodo en el que se prolongue el estado de alarma declarado a raíz de esta crisis sanitaria, al objeto de que estas herramientas puedan tener la mayor utilidad posible.

Tal como ha destacado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, el Gobierno regional, de acuerdo con la Fundación Orange, ha decidido hacer llegar la mayor parte de estas tabletas a los alumnos que no disponen de los recursos tecnológicos imprescindibles para continuar con su formación desde casa y a algunos centros de servicios sociales.

Así, por un lado, esta donación contribuirá al plan que viene desarrollando la Consejería de Educación, Cultura y Deportes para que los alumnos cuenten con dispositivos para poder seguir la formación a distancia que se está impartiendo por parte del profesorado.

En el caso de los centros de servicios sociales, el objetivo es que las personas residentes en estas instalaciones y que debido a la situación de confinamiento no pueden mantener el contacto directo con sus familiares puedan hacerlo, ayudados por el propio personal de los centros, de manera telemática, lo que contribuirá a hacer más llevadera esta separación física.

Ruiz Molina ha agradecido enormemente esta iniciativa solidaria de la Fundación Orange y las de todas las empresas que, desde sectores muy diferentes, están haciendo importantes donaciones de material de enorme utilidad a la Administración regional, contribuyendo así, entre todos, a paliar los efectos negativos de esta crisis sanitaria en la sociedad castellano-manchega.