¿Cómo pueden bibliotecas y otras instituciones culturales promover la innovación ciudadana? Esta es la pregunta que se hacían conjuntamente el Ministerio de Cultura y Deporte y Medialab Prado a la hora de plantear el programa ‘Laboratorios ciudadanos distribuidos: innovación ciudadana en bibliotecas y otras instituciones culturales’. El objetivo de este programa era promover la puesta en marcha de una acción con incidencia local e internacional de activación de la innovación ciudadana. Para ello, el primer paso ha sido la organización del curso abierto online Cómo montar un laboratorio ciudadano y construir redes de colaboración. Además de la formación el curso tenía como objetivo activar la colaboración territorial y sectorial, así como el desarrollo de proyectos entre diferentes ciudades. El curso se salda con una respuesta muy positiva. Al término del mismo, se han planteado 76 iniciativas de laboratorios ciudadanos en 60 municipios de España, Argentina, Brasil, Chile, Cuba, Paraguay, Uruguay, México, Guatemala, Colombia, Bolivia, Honduras, Venezuela y Perú.

Para Marcos García, director artístico de Medialab Prado, “este era el objetivo principal cuando planteamos esta acción internacional, dotar a los participantes de herramientas necesarias para ser capaces de poner en marcha sus propios talleres de desarrollo de proyectos aplicando la metodología de Medialab Prado”.

La innovación ciudadana y un método de trabajo basado en la colaboración y la experimentación para impulsar iniciativas nacidas en la sociedad civil son la clave en los distintos laboratorios propuestos, de los que se espera que salgan alrededor de 350 proyectos.

Otro de los puntos fuertes del proyecto es el relativo a la creación de comunidad. La activación de redes por parte de instituciones u organizaciones del territorio es clave a la hora de facilitar el apoyo y la ayuda de otras personas de la propia comunidad.

Temática y ámbito de trabajo de los laboratorios

Aunque el proyecto promueve la puesta en marcha de nuevos formatos de trabajo principalmente en el ámbito de las bibliotecas, como la institución cultural más extendida y próxima a los ciudadanos, la acción de los laboratorios ciudadanos es extensible también a los centros culturalesescuelas, universidades, museos, parroquias, centros sociales, espacios de coworking, polideportivos y otras instituciones interesadas en ofrecer un espacio para la colaboración y el desarrollo de proyectos.

Después de un período de dos meses en los que más de 1400 personas de 34 países han abordado cómo montar un laboratorio ciudadano y construir redes de colaboración, se ha puesto de manifiesto que esta forma de proponer ideas y trabajar sobre las necesidades reales de la ciudadanía, es muy pertinente sobre todo en épocas de crisis y necesidad de reconstrucción social como la actual. Conciliación personal, familiar y laboral, habilidades tecnológicas para mayores, bibliotecas comunitarias, intervención en espacios públicos, urbanismo, gastronomía, saberes ancestrales, periferias, mujer rural, migración, economía cultural y creativa, medio ambiente y cambio climático y fabricación digital, son algunos de los temas en los que se va a centrar el trabajo de los distintos laboratorios para las próximas  semanas, en formatos diversos, desde los que serán presenciales en su totalidad, los que adoptarán fórmulas mixtas, y los que serán 100% virtuales.

Los 76 laboratorios que han surgido de esta acción se desarrollarán en 14 países (39 en España y 37 en Latinoamérica). El plazo para la presentación de proyectos está abierto hasta el 31 de octubre. Entre el 1 y el 20 de noviembre está abierta la convocatoria de colaboradores/as, y los talleres se celebrarán entre el 20 de noviembre y el 10 de diciembre. Está previsto que la acción finalice con un evento único organizado por el Ministerio de Cultura y Deporte y Medialab Prado, que se celebrará a finales del mes de enero de 2021, en fecha aún por determinar.