La nueva ‘Ciudad de la Justicia de Albacete’ inaugurada por el rey Felipe VI

felipe vi ciudad de la justicia albacete

El rey Felipe VI ha estado hoy en Albacete, en el que ha sido un día especial para la población de esta provincia, tal como destacó el propio presidente provincial, Santi Cabañero. Quien ha podido comentar en los prolegómenos de este acto inaugural  de la “Ciudad de la Justicia en Albacete”.

El rey Felipe VI inauguró la ‘Ciudad de la Justicia de Albacete’

La  que ha puesto fin, de forma oficial -el edificio está en funcionamiento ofreciendo servicio desde el pasado 2 de noviembre- a unos seis años de obras y diecisiete desde que esta realidad comenzará a gestarse, con la Diputación de Albacete como parte importante en los inicios de aquel proyecto tan demandado por los y las profesionales de la Justicia vinculados al TSJCLM.

No en vano, en los terrenos sobre los que ahora luce imponente este edificio estuvo, antaño, el mítico colegio ‘Giner de los Ríos’ dependiente de la institución provincial que, allá por 2005, quedó clausurado.

Poco más de un año después (en octubre de 2006), el Pleno de la Diputación aprobó el inicio del Expediente por el que se cederían al Ministerio de Justicia el edificio y los terrenos anexos: en total, más de 34.000 m² sobre los que construir esta ‘Ciudad de la Justicia de Albacete’ que hoy está ya a disposición de la ciudadanía. Luego que fuera inaugurada por el rey Felipe VI.

‘Modernización’ externa e interna en un ámbito clave para la ciudadanía

Junto a Felipe VI, las autoridades presentes en la cita han tenido ocasión de recorrer buena parte de esta nueva y necesaria infraestructura en la que el Ministerio de Justicia ha invertido unos 25 millones de euros y que ya es lugar de trabajo para más de 310 profesionales del ámbito judicial (entre judicatura, magistratura, fiscalía, abogacía y personal funcionario).

Un edificio que acoge los 21 órganos judiciales unipersonales de la ciudad, la Fiscalía Provincial y dependencias organizativas anejas a la Administración de Justicia reservando, en el solar anexo, espacio adicional para construir en un futuro el Instituto de Medicina Legal de Albacete y el Archivo Territorial judicial.

Así, Santi Cabañero ha podido comprobar las magníficas instalaciones que, ha comentado, vendrán a mejorar muy notablemente las condiciones en la que se desempeñan su labor los y las profesionales vinculados a este pilar básico del Estado de Derecho (tanto en cuestión de espacio como de presentaciones), pero también las de la ciudadanía que, a diario, hace uso de ellas y que, ahora, ofrecen un marco a la altura de ambas partes en un ámbito tan clave como éste.

Diputación y Ministerio de Justicia colaboran en un proyecto de Intercambio de Información entre Administraciones

Una más que evidente ‘modernización’ externa que vendrá a sumarse a la que, de forma interna, viene acometiendo la propia Administración Judicial en los últimos tiempos con el fin de mejorar la atención que presta a la población. Cuestión en la que también colabora directamente con la Diputación de Albacete a través del Servicio de Modernización Administrativa y Tic de la institución provincial, creador de la Plataforma de Administración Electrónica pública ‘Sedipualb@’: referente en su campo y una realidad que beneficia a más de 300 instituciones y organismos públicos y a 4’5 millones de habitantes de todo el país.

No en vano, desde el pasado junio ambas parte colaboran en el Proyecto de Intercambio de Información entre Administraciones a través de ‘Sedipualb@’; una iniciativa que automatiza el proceso de solicitud y envío al Ministerio de Justicia (y, con ello, a cualquier Juzgado) de Expedientes desde las Administraciones Públicas que emplean ‘la Plataforma de la Diputación de Albacete.

Una colaboración que, además, permite realizar digitalmente todos los requerimientos de los órganos judiciales a cualquier Administración Pública que, hasta ahora, se realizaban en papel; un proyecto que, por tanto, elimina posibles errores de transcripción, escaneado o envío y que supone un gran ahorro de tiempo y de costes, redundando, en última instancia, en una mejor eficiencia procesal.

Ir arriba