Estrategias energéticas contrapuestas en Europa: La apuesta nuclear francesa frente a la renovable alemana

En el escenario energético europeo actual, Francia y Alemania representan dos estrategias opuestas en la gestión de recursos energéticos y la lucha contra el cambio climático. Mientras Francia se enfoca en la energía nuclear como una fuente sustentable y eficiente, Alemania se centra en el desarrollo de energías renovables. Ambos enfoques tienen implicaciones significativas en términos de emisiones de CO2 y dependencia energética.

La Visión Nuclear de Francia

Francia, con una de las tasas más bajas de emisiones de gases de efecto invernadero en la UE, se apoya en su extensa red de 57 reactores nucleares. Este enfoque ha permitido al país mantener sus emisiones per cápita en torno a 4,7 toneladas en 2020, beneficiándose de una intensidad de carbono de solo 35gCO2eq/kWh. El país ha logrado así reducir sus emisiones en un 95% y aumentar su aporte de energías renovables al 29%.

Con proyectos como Cigéo, Francia está ampliando su capacidad de almacenamiento geológico para residuos nucleares, lo que subraya su compromiso continuo con la energía nuclear. Además, el gobierno de Macron planea la construcción de hasta ocho nuevas plantas nucle

ares, además de las seis ya anunciadas. Este plan busca alcanzar los objetivos de reducción de carbono y mantener la producción energética nacional, a pesar de no enfocarse específicamente en energías renovables para 2030.

El primer reactor de presión europeo (EPR) en Flamanville, Normandía, previsto para mediados de 2024, simboliza la inversión de Francia en la energía nuclear. Este enfoque permite al país no solo vender energía a otras naciones, sino también cumplir con sus compromisos de reducción de emisiones de CO2.

La Postura Alemana hacia las Renovables

Por otro lado, Alemania enfrenta desafíos distintos. Con una intensidad de carbono de 464 gCO2eq/kWh, sus emisiones de CO2 son significativamente más altas que las de Francia, a pesar de que las renovables representan el 51% de su producción energética (268 TWh). La reducción de emisiones en Alemania se ha dado principalmente por la disminución en el consumo de carbón, lo que ha llevado a un descenso en las emisiones a su nivel más bajo en 70 años durante 2023, con 673 millones de toneladas de CO2.

Sin embargo, la mayor parte de esta reducción se atribuye a medidas a corto plazo, como la disminución de la producción industrial y el menor consumo de electricidad, y no a cambios estructurales a largo plazo. Además, casi la mitad de la electricidad que Alemania importa proviene de fuentes renovables.

Contraste y Conclusiones

Este contraste entre Francia y Alemania ilustra un dilema mayor en Europa: la elección entre la energía nuclear y las energías renovables como vías principales para una transición energética sostenible. Mientras Francia se beneficia de una reducción significativa en sus emisiones gracias a su dependencia de la energía nuclear, Alemania lucha por lograr un balance similar con su enfoque en renovables, lo que resulta en mayores emisiones de CO2 y dependencia energética del exterior.

La decisión de Europa sobre qué modelo seguir tendrá implicaciones profundas en su capacidad para lograr una política energética común que limite la dependencia de terceros países y avance hacia una economía baja en carbono. La eficacia de la energía nuclear en la reducción de emisiones y la producción de energía estable contrasta con los retos que enfrenta Alemania en su camino hacia un futuro energético más verde y menos dependiente.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×