El servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares (Ciudad Real), dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), creó una consulta de revisión de suelo pélvico posparto. Se trata de un novedoso servicio que permite realizar un diagnóstico precoz y así iniciar el tratamiento rehabilitador desde las primeras semanas del parto, buscando paliar problemas de suelo pélvico de mediano y largo plazo.

El equipo de Ginecología y Obstetricia del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares creó una consulta de suelo pélvico posparto 1

La alteración del suelo pélvico de la mujer es muy habitual después del parto. En algunos casos se trata de un problema transitorio, pero en ocasiones se puede agravar por la edad y puede desarrollarse incontinencia urinaria, prolapso uterino o disfunciones sexuales que terminan limitando de manera considerable la calidad de vida de las mujeres.

De acuerdo a la doctora María José Ortega, jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia de Manzanares, “hemos detectado que el mayor porcentaje de pacientes que llega a consulta por problemas de suelo pélvico son mujeres de edades avanzadas, cuyos problemas podrían haber tenido, su origen tras el parto”. El paso del tiempo sin un tratamiento de rehabilitación agrava la situación y se hace necesario recurrir a otras técnicas (incluidas las operaciones quirúrgicas) para subsanarlo. Es importante generar conciencia acerca de la importancia de tratar los primeros síntomas desde el posparto precoz.

El objetivo de la nueva consulta monográfica es detectar de forma precoz y abordar de inmediato problemas y alteraciones del suelo pélvico. El procedimiento consiste en una primera consulta a las seis semanas del alumbramiento, donde se analizan los antecedentes del parto (posición, peso, horas de dilatación, si fue un parto eutócico o instrumental, la posición en el parto y demás). Luego se realiza una ecografía transperineal y tras el diagnóstico se determina el tipo de tratamiento rehabilitador a realizar. Las posteriores revisiones de control se fijan a los tres, seis y doce meses del parto en caso de ser necesario.

Cada mes se cita a una media de 40-50 mujeres que dieron a luz en el hospital de Manzanares. Aunque la creación de la consulta posparto es “muy reciente”, ya hay dos o tres agendas mensuales. La finalidad es ampliar el servicio incorporando a profesionales del área de Rehabilitación para poder llevar adelante un tratamiento multidisciplinar.

Prevenir patologías de suelo pélvico desde el parto

En los hospitales existen unidades de suelo pélvico para el tratamiento de este tipo de patologías, pero en este caso se ofrece atención específica y personalizada para mujeres en las primeras semanas luego de dar a luz.

Lo habitual es que la unidad de suelo pélvico sea utiliza por mujeres mayores cuyas disfunciones se han agravado por el paso del tiempo y alteran su calidad de vida, y lo que buscan es una solución reparadora, pero no se puede trabajar en un tratamiento de prevención, según los datos brindados por los profesionales del servicio de Ginecología.

Contar con una consulta monográfica de suelo pélvico posparto funciona como continuidad del circuito de Ginecología y Obstetricia que viene siguiendo a la paciente durante todo el proceso de embarazo y parto, y garantiza que se inicie en un tratamiento de rehabilitación precoz. “Cuando el tono muscular es bueno y se toman medidas a tiempo este tipo de patologías más leves se pueden tratar”, finalizó el jefe del servicio.