El servicio de Medicina Interna del Hospital ‘Santa Bárbara’ de Puertollano, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha obtenido el certificado de excelencia que concede la institución que agrupa a los profesionales de la especialidad, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Es la primera convocatoria de las acreditaciones con las que la SEMI quiere distinguir a los centros hospitalarios que se destacan por la calidad asistencial de sus servicios de Medicina Interna y por lograr reducir la mortalidad y los reingresos hospitalarios. También por la reducción de las visitas recurrentes a urgencias por parte de los pacientes. Se otorgaron 20 en todo el territorio español, y solamente una recayó en un hospital de Castilla-La Mancha.

Según ha señalado el jefe de servicio de Medicina Interna del “Santa Bárbara”, Carlos Pereda, el certificado de excelencia de la SEMI constituye un “reconocimiento al trabajo que venimos haciendo” y algo que es tanto o más importante, “que el camino que emprendimos para extender nuestra atención como internistas hacia la Atención Primaria y los pacientes pluripatológicos es el correcto”.

Durante varios años, el facultativo de Medicina Interna ejerció un papel de médico generalista en los centros hospitalarios. El rol ha permitido que tengan una visión en conjunto muy útil para atender a personas que tienen varias patologías y evitar que los tratamientos interfieran entre sí o pongan en riesgo distintos órganos.

A este respecto, el jefe de sección de Medicina Interna, Eduardo Martínez Litago, ha señalado que “una sociedad envejecida como la nuestra precisa una atención integral y por eso nos estamos centrando cada vez más en pacientes crónicos complejos, personas de muy difícil manejo porque acuden a varias consultas y toman muchísimos fármacos”.

Para alcanzar este objetivo, además de la atención a los pacientes hospitalizados, en el área integrada de Puertollano se han establecido una serie de mecanismos para crear una comunicación fluida entre los internistas y los facultativos de Atención Primaria con el fin de agilizar los diagnósticos y reducir las derivaciones de pacientes al hospital.

Esta interacción entre Atención Primaria y Hospitalaria es una de las variables que más ha valorado la Sociedad Española de Medicina Interna para otorgar su certificado de excelencia, así como la respuesta de los profesionales sanitarios y de la dirección que, en el caso de Puertollano, ha sido “excepcional”, ha asegurado Carlos Pereda.

En opinión de Eduardo Martínez Litago, “el concepto de excelencia implica que tu trabajo se puede medir, valorar y comparar con el de otros hospitales y que has conseguido unos niveles de calidad que dan seguridad al paciente”.