El Gobierno de Castilla-La Mancha, la patronal regional CECAM, y los sindicatos CCOO y UGT, firmaron esta mañana en el Palacio de Fuensalidad el acuerdo para activar el Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha con motivo del COVID-19, una hoja de ruta que trabaja en torno a nueve ejes y está dotada con más de 231,6 millones de euros, que repercutirán en tres ejercicios presupuestarios regionales, recogiendo más de la mitad de su dotación total en los presupuestos regionales de este año. El Plan tiene líneas de actuación transversales en materia de fomento a la actividad empresarial y de autónomos, protección e impulso del empleo y la seguridad laboral, así como líneas específicas para los sectores más afectados por el impacto del COVID-19, priorizando en sus actuaciones a pymes, autónomos y trabajadores para alcanzar a más de 120.000 beneficiarios.

El Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica prioriza pymes, autónomos y trabajadores afectados por el COVID-19, llegará a más de 120.000 beneficiarios 1

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, firmó el histórico acuerdo en el Palacio de Fuensalida con el presidente de la patronal regional, Ángel Nicolás; el representante de la gestora de UGT en la región, Carlos Duque, y el secretario regional de CCOO, Paco de la Rosa. Durante la firma, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha agradecido a todos la implicación para la consecución de un acuerdo que “pone los cimientos para la reconstrucción económica de Castilla-La Mancha”, y que significa el primer paso de “un largo camino juntos” que acometer “de manera seria y rigurosa, comprometiendo las partidas al presupuesto sin dejar de ser ambiciosos, aspirando a medidas de mayor cuantía en función de cómo mejore nuestra capacidad de financiación procedente de Europa y del Estado”.

La consejera hizo hincapié especialmente en el compromiso del presidente regional, Emiliano García-Page y del vicepresidente del Ejecutivo autonómico, José Luis Martínez Guijarro, en la búsqueda del acuerdo, y valoró el trabajo del consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz, a la hora de facilitar certidumbre presupuestaria al Plan de Medidas Extraordinarias en un contexto de presupuestos “desdibujados”. Patricia Franco resaltó que el Plan “se irá ampliando conforme avancemos en las necesidades financieras de la región” y ha remarcado el impacto de las 74 medidas que recoge el documento, dotadas con más de 231,6 millones de euros y que prevén llegar a más de 120.000 pymes, autónomos y trabajadores de Castilla-La Mancha.

Nueve líneas de actuación

“El Plan cuenta con nueve líneas de actuación y priorizará por encima de todo a aquellas pymes, autónomos y trabajadores que se hayan visto afectados por el impacto del COVID-19”, ha explicado la consejera, que ha repasado algunas de las líneas generales de los nueve ejes en los que se articula el Plan. Así, en materia de fomento empresarial, ha hecho referencia a los 25 millones de euros en ayudas a fondo perdido para micropymes y autónomos que está ultimando el Ejecutivo autonómico, así como a la herramienta para la agilización de trámites para todas aquellas empresas que se quieran instalar en la región. “El Plan Adelante no ha cambiado en cuanto a sus prioridades”, ha dicho Patricia Franco, “pero se reorienta para tener una especial mirada a pymes y autónomos afectados por el COVID-19, y que van a necesitar oxígeno para acometer la más que nunca necesaria tarea en materia de innovación, digitalización e internacionalización”.

El segundo eje está dedicado de forma específica a los autónomos, con tres nuevas líneas de ayuda para la consolidación de actividades, para aquellos que deban reemprender y readaptarse y para aquellos que busquen en el autoempleo la salida a la recuperación. El tercer eje está orientado a la financiación de pymes y autónomos, cuenta con medidas que ya están en marcha, como la Línea Aval COVID-19, de 15 millones de euros, o la moratoria en el pago de cuotas de avales por parte del Instituto de Finanzas, así como la dotación del Ejecutivo al Fondo de Provisión Técnica de Aval Castilla-La Mancha.

La cuarta de las líneas generales de actuación está dedicada a la protección del empleo. “Vamos a poner en marcha medidas de apoyo a los trabajadores que vean afectada su contratación laboral tras los ERTE y también impulsaremos incentivos para la contratación de los trabajadores expulsados del mercado de trabajo a causa del impacto del COVID-19”, ha avanzado la consejera, que ha añadido en este apartado “medidas para favorecer la conciliación laboral”, así como para el teletrabajo. En el quinto eje, el destinado a reforzar las políticas activas de empleo, Patricia Franco ha avanzado el impulso a las líneas que desarrolla el Ejecutivo en esta área, incluida la renovación del Cheque Transición para las personas a las que les finalice ahora, así como medidas orientadas al impulso del empleo juvenil, o a las personas más vulnerables.

La sexta línea apunta a prevenir riesgos laborales y fomentar la seguridad y la salud laboral, incidiendo tanto en la sensibilización y divulgación de la prevención como en el impulso a inversiones destinadas a mejorar las condiciones de seguridad de los trabajadores. “A estas líneas generales hay que sumar las líneas 7, 8 y 9, orientadas de manera específica a los sectores y actividades que más se han visto afectados por el impacto del coronavirus, como son el turismo, el comercio y la artesanía”, ha indicado Patricia Franco.

“En todas estas medidas vamos a priorizar a pymes, autónomos y trabajadores”, ha subrayado la consejera, que ha reconocido que “de manera individual no vamos a poder salir de la crisis, necesitamos decisión en este sentido tanto por parte de la Unión Europea como por parte del Estado, y estaremos siempre dispuestos a sumar en este sentido”, ha finalizado.

En el acto de firma, los representantes de los agentes sociales contenidos en el acuerdo resaltaron la importancia del consenso en la búsqueda de soluciones. El representante de la gestora de UGT en la región, Carlos Duque, hizo hincapié en que de la crisis provocada por el COVID-19 “solo se sale de una manera, que es que todos rememos en la misma dirección” y ha reconocido que no le gusta “cuando hay dirigentes que en vez de apoyar, van a la contra”; el secretario regional de CCOO, Paco de la Rosa, ha dicho sentirse “muy cómodo en el acuerdo y con quienes lo integramos”, y ha remarcado que es “importante” que “todos salgamos de la crisis, sin que nadie se quede en el camino, y pondremos todo nuestro empeño en ello”. Por su parte, el presidente de CECAM, Ángel Nicolás, ha valorado que cada medida “cuenta con una cuantía presupuestaria pautada y programada” y ha asegurado el compromiso de la patronal para “ampliar y mejorar el acuerdo, que da un marco de estabilidad y certidumbre en un momento en el que es más necesario que nunca para nuestras empresas”.