Ante el inicio del estudio diagnóstico de seroprevalencia sobre el Covid-19 que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) llevará a cabo a profesionales sanitarios asintomáticos en los próximos días, CSIF lamenta que esta investigación no se extienda al personal sociosanitario de los centros asistenciales (residencias de mayores y centros de discapacitados) de la Junta de Comunidades, cuya gestión ha pasado de la Consejería de Bienestar Social a la de Sanidad con motivo de la epidemia de coronavirus.

Los más de 3.500 trabajadores de centros asistenciales de la región también se encuentran expuestos al contagio como lo están los profesionales de centros sanitarios y hospitalarios. En este sentido, los 4.068 residentes con positivo y las 832 personas que han fallecido en las residencias asistenciales muestran la exposición a la que se enfrentan los trabajadores en esta labor esencial. De hecho, CSIF sigue esperando a que el Gobierno regional comunique el número de sociosanitarios que se ha contagiado desde el inicio de la crisis y el que permanece en cuarentena.

Así, la realización de estos test serológicos también debe llevarse a cabo en los centros asistenciales. El presidente del Sector de Administración General de la Junta de Comunidades de CSIF Castilla-La Mancha, Joaquín Sánchez, subraya que “el personal sociosanitario es el gran olvidado de esta crisis” y añade que “sólo pedimos que nos traten igual, siempre nos dejan los últimos”.

Más allá de la realización de pruebas diagnósticas, Sánchez mantiene que “también fuimos los últimos en recibir equipos de protección individual. Trabajamos con los colectivos más vulnerables como residentes de centros de mayores y centros de discapacitados y se debe garantizar la seguridad y salud de los trabajadores, no sólo por ellos sino para evitar el contagio entre los propios usuarios”.

CSIF Castilla-La Mancha recuerda que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha incoado las oportunas diligencias de investigación penal en base a la denuncia presentada por el sindicato por la exposición sufrida por los empleados públicos de la Junta de Comunidades al encontrarse en contacto con pacientes afectados por coronavirus sin contar con los equipos de protección adecuados.

Con todo, CSIF considera que este estudio que va a iniciar el Sescam, encuadrado dentro de una investigación del Ministerio de Sanidad en el que participarán 6.480 personas en la región, puede crear falsas expectativas, ya que el punto principal de acción debe ser la realización de test masivos, ya sean PCR, de antígenos (conocidos como rápidos) o serológicos, a todos los trabajadores.

Nota de prensa del CSIF.