El mundo del arte despide a Gonzalo Cao tras su fallecimiento en Cuenca

Imputan un delito contra la libertad sexual al detenido en Guadalajara tras ser denunciado por una mujer

Con gran pesar se informa del fallecimiento del artista gallego Gonzalo Rodríguez Cao, quien nos ha dejado a la edad de 67 años en la ciudad de Cuenca. Los que deseen rendir un último adiós al pintor y profesor pueden hacerlo en el tanatorio de la Alborada de la capital conquense, donde están siendo velados sus restos.

Gonzalo Cao, nacido en 1956 en la provincia de Pontevedra, dedicó gran parte de su vida a la enseñanza y la creación artística. Desde 1989 hasta el año 2014 ejerció como profesor en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, compartiendo sus conocimientos y pasión por el arte con numerosas generaciones de estudiantes. Su salida de la facultad no pasó desapercibida y generó protestas por parte de su alumnado. Como testimonio del cariño y respeto que le profesaban, se publicó el libro ’24 años pa ná’, cuya edición fue posible gracias al apoyo del Centro de Creación Experimental de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y la colaboración económica de exalumnos y amigos.

Conocido por su espíritu bohemio y su obra cargada de ironía, Cao dejó su huella en el panorama artístico nacional e internacional. Participó en exposiciones colectivas en ciudades de la talla de Madrid, Nueva York y Barcelona y organizó muestras individuales en reconocidas salas como las galerías Valle Quintana y Rafael Hernando de Madrid. Además, su vínculo con la ciudad de Cuenca se reflejó en sus trabajos expuestos en la Fundación Antonio Pérez, en la Facultad de Bellas Artes y en sus intervenciones artísticas como en la pedanía de La Melgosa. También fue autor del libro manufacturado ‘Cuenca-Madrid andando’, que recoge su experiencia al recorrer el trayecto entre ambas ciudades a pie.

Su contribución a la cultura local fue notable, formando parte del denominado Nuevo Grupo Cuenca. Junto a colegas artistas como Miguel Ángel Barba, Pablo Valle y Juanmi, expuso en el año 2008 en la galería Rafael Pérez Hernando de Madrid y dejó una profunda huella tanto en la comunidad artística como en su audiencia.

Entre sus creaciones más emblemáticas, merecen mención sus ‘Monguis’, personajes únicos pintados con formas geométricas simples, como rectángulos y círculos, que sin duda seguirán siendo un legado recordADO por su originalidad y su capacidad para transmitir emociones más allá de las palabras.

La partida de Gonzalo Cao deja un vacío en el mundo del arte y la educación, y será recordado como un profesor apasionado y un artista inolvidable. Su obra continúa viva y seguirá inspirando a futuras generaciones.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×