La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, FADEMUR, puso en marcha un proyecto denominado REDMUR que se desarrolló en Castilla-La Mancha. Actualmente, las economías del mundo rural dejaron de ser sinónimo de agricultura en exclusiva. Hay una amplia diversificación e integración con las economías nacionales, y éstas a su vez en un proceso más grande de globalización económica. “Pero la velocidad de estos cambios no ha sido homogénea en todos los territorios rurales, ni la de sus políticas de desarrollo”, explican desde la organización feminista agraria. El concepto de desarrollo rural se percibe de manera diferente en cada lugar, por lo que es necesario hablar de «procesos de desarrollo integrado en los espacios rurales» que supera y amplía el concepto de «desarrollo rural».

El movimiento de emprendedoras cada vez es más necesario en el mundo rural 1

REDMUR está planteado como un programa de continuidad para facilitar herramientas a la población rural, población en situación vulnerable y, en mayor medida a las mujeres rurales. Desde FADEMUR informan que para transformar la situación de dificultad social en la que se encuentran por la difícil y limitada cobertura de necesidades sociales, invisibilización de trabajos, escasez de recursos en sus territorios y la falta de oportunidades, se vuelven necesarias estas acciones. Hay que remarcar cómo la limitación de las economías en el entorno rural, así como la escasa capacidad para generar empleo, justifica la promoción del autoempleo femenino como fórmula de creación de un puesto de trabajo.

Así, FADEMUR, como organización de referencia para emprendedoras en el mundo rural regional, dentro del programa del año 2020, alcanzó a más de 100 personas que se beneficiaron de las distintas actividades del programa, así como una Feria presencial en Cardenete, provincia de Cuenca, mientras que durante la campaña navideña pasó a ser virtual. A lo largo del año 2021, se están incorporando más participantes de forma virtual añadiendo esta modalidad a las actividades presenciales; además de incorporar información sobre el decreto de venta directa y calidad diferenciada. Estas últimas, novedosas y que han suscitado gran interés entre las emprendedoras y nuevas generadoras de empleo.

Para finalizar, desde la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, recuerdan que hay una necesidad constatable de llevar adelante proyectos de apoyo a la empleabilidad de las personas del medio rural; programas como Redmur; en especial de las mujeres. La organización lleva varios años desarrollándolo en Castilla-La Mancha con excelentes resultados y cuya continuidad está garantizada debido a esta misma situación.