El Hospital General de Villarrobledo destaca como centro de referencia en la detección de intolerancias alimentarias

El Hospital General de Villarrobledo se convierte en centro de referencia para la detección de intolerancias digestivas

El Hospital General de Villarrobledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha experimentado un aumento significativo en la realización de pruebas para detectar intolerancias digestivas durante el año pasado. Este centro se ha convertido en un referente para la detección de intolerancias alimentarias, como la lactosa y la fructosa, así como para el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés).

El aumento en la realización de pruebas, que alcanzó las 450 en el último año, se debe al mayor conocimiento sobre la importancia de la microbiota intestinal para la salud de los pacientes y su calidad de vida. Esto ha llevado a un incremento en la demanda de pruebas para diagnosticar trastornos digestivos.

El supervisor de Enfermería de la Gerencia de Villarrobledo, Carlos Catalán, explicó que si bien las pruebas de intolerancias digestivas no diagnostican trastornos vitales, son fundamentales para solucionar de manera inmediata los trastornos y mejorar la calidad de vida de los pacientes que experimentan síntomas como hinchazón abdominal, flatulencia, malestar abdominal, diarrea o estreñimiento.

Además de atender el área de Villarrobledo, el Hospital General se ha convertido en un centro de referencia para el área de Manzanares, fortaleciendo su papel como líder en atención médica especializada.

El Servicio de Enfermería de Endoscopias, liderado por Pilar López y Lucía Acosta, desempeña un papel crucial en la realización de estas pruebas. Este equipo altamente capacitado lleva a cabo test de aire espirado, que consiste en la recopilación de ocho muestras de aliento en intervalos específicos durante aproximadamente cuatro horas.

En la actualidad, se realizan tres tipos de pruebas en el Hospital General de Villarrobledo: intolerancia a la fructosa, intolerancia a la lactosa y el Test SIBO. Este último se ha incorporado recientemente debido a la creciente demanda por parte de alergólogos y especialistas digestivos.

Para llevar a cabo estas pruebas, los pacientes deben ingerir una solución líquida rica en azúcares fermentables y seguir unas recomendaciones previas. Posteriormente, se obtendrá una medición de gases exhalados que proporcionará al facultativo la información necesaria para realizar el diagnóstico.

El Hospital General de Villarrobledo se ha posicionado como un centro de referencia en la detección de intolerancias digestivas, mejorando la calidad de vida de los pacientes y fortaleciendo su papel como líder en atención médica especializada en la región.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×