El Grupo 9 de Universidades, incluida la Universidad de La Rioja, actualiza sus estatutos en respuesta a la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU)

Las universidades del Grupo 9, al que pertenece la UR, avanzan en la reforma de sus estatutos para adaptarse a la LOSU

El Grupo 9 de Universidades (G-9), en el que se incluye la Universidad de La Rioja, ha decidido implementar estrategias comunes para la adaptación de sus estatutos en conformidad con la nueva ley orgánica del Sistema Universitario (LOSU). Este fue uno de los principales consensos a los que se llegó en la reunión de trabajo de la Comisión Sectorial de Secretarías Generales del G-9, celebrada en Oviedo los días 29 y 30 de noviembre.

La LOSU establece un plazo máximo de dos años para que las universidades realicen las reformas estatutarias necesarias, adaptándose así al nuevo marco legal. Pedro M. Fernández Salguero, rector de la Universidad de Extremadura y presidente de la mencionada comisión, destacó la importancia de colaborar en la generación de dichas estrategias para efectuar los cambios de una manera eficiente, aprovechando los conocimientos específicos de cada universidad y evitando la redundancia de esfuerzos.

Durante las jornadas, que tuvieron como anfitrión a Ángel Espiniella Menéndez, secretario general de la universidad asturiana, se identificaron puntos de convergencia entre las distintas instituciones del G-9 para la modificación de los estatutos. Aspectos como la autonomía universitaria, la duración del mandato de cargos electos, la estructura organizativa de centros y departamentos, así como los sistemas de promoción del personal docente e investigador, se destacaron entre los temas comunes. Asimismo, se señaló la necesidad de sustituir la figura de profesor contratado doctor por el profesor permanente laboral y la reducción de la carga docente en categorías como profesores asociados y ayudantes doctores.

Las universidades del G-9 reconocieron que, a pesar de compartir desafíos similares, cada una enfrenta retos específicos que pueden influir en los distintos ritmos de implementación de las reformas. Universidades con más trayectoria, por ejemplo, poseen estatutos más amplios que requieren cambios más significativos para adaptarse a los tiempos actuales, marcados por una constante evolución en la docencia, investigación y transferencia del conocimiento.

Cabe mencionar que algunas universidades, incluyendo las de Oviedo y Zaragoza, han progresado significativamente en sus propias reformas estatutarias.

El G-9, fundado en 1997, acoge a las universidades públicas que son únicas en sus comunidades autónomas, y cuenta con la colaboración de la Universidad de Murcia y la Universidad de Burgos. El grupo está constituido por universidades de distintas regiones de España, incluyendo Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, La Rioja, Oviedo, País Vasco, Navarra y Zaragoza.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×