El Gobierno regional y la empresa Repsol Butano han reforzado su colaboración para actuar ante situaciones de emergencia a través del 1-1-2 de Castilla-La Mancha, mediante la renovación de un convenio entre ambos organismos cuya finalidad es garantizar la coordinación ante cualquier suceso relevante en el que haya implicación de los productos o instalaciones de esta compañía suministradora de gas.

La firma de este acuerdo supone seguir avanzando en la coordinación de actuaciones de cara a la resolución de incidentes en el menor tiempo posible. El convenio, que tendrá una vigencia de cuatro años prorrogable por un periodo de hasta cuatro años adicionales, tiene por objeto el establecimiento de los protocolos de comunicación bilateral entre el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 y el servicio de Protección Civil de Castilla-La Mancha, de una parte, y Repsol Butano, de otra.

También hace especial hincapié en el desarrollo de los procedimientos y planes de formación oportunos para poder actuar en caso de que se produzca alguna situación de emergencia en una instalación de esta empresa o de que haya algún incidente relacionado con alguno de los productos que comercializa.

En concreto, Repsol Butano colaborará con la Escuela de Protección Ciudadana de Castilla-La Mancha para impartir la formación necesaria en relación con el gas, su transporte y distribución. Formación que estará destinada a los colectivos intervinientes en emergencias, tales como personal técnico, bomberos, fuerzas y cuerpos de seguridad, sanitarios y voluntariado de Protección Civil.

Asimismo, se favorecerá la actuación conjunta en estudios, ejercicios, simulacros y cualquier otra actividad que las partes consideren necesarias para mejorar los procedimientos de actuación. Además, para velar por el desarrollo y el cumplimiento del convenio, se constituirá una comisión mixta de seguimiento, compuesta por cuatro representantes de cada una de las partes.