El Gobierno regional y el Ayuntamiento de Puertollano han reabierto la Oficina de Vivienda de la ciudad minera gracias a un convenio que firmaban el pasado mes de junio el consejero de Fomento, Nacho Hernando y la alcaldesa de Puertollano, Isabel Rodríguez.

Precisamente, la primera edil puertollanense y la directora general de Vivienda, Inés Sandoval, han reabierto esta Oficina que fue cerrada en la legislatura del PP y que va a ofrecer, a partir de ahora, información y asesoramiento sobre el trámite de las ayudas al alquiler y la rehabilitación del Plan de Vivienda.

Sandoval ha destacado que “a través del servicio de esta oficina vamos a conseguir acercar las políticas de vivienda a los vecinos y vecinas de Puertollano, ya que supondrá un lugar de información, de asesoramiento sobre cualquier cuestión relacionada con la vivienda y, además, será un punto de tramitación de las ayudas de vivienda, sin necesidad para ello, de desplazarse a Ciudad Real” y  ha añadido que “el servicio que va a prestar esta Oficina también se ofrecerá a usuarios de municipios cercanos”.

Asimismo, la directora general de Vivienda ha destacado que “el Gobierno de García- Page está haciendo un esfuerzo muy importante por aumentar las ayudas de vivienda, principalmente las destinadas a facilitar el acceso a una vivienda y a la rehabilitación de estas”, y ha remarcado que esto “es esencial porque la vivienda es mucho más que ladrillo, ya que debe cumplir con su función social, porque las viviendas son los hogares donde crecemos, nos desarrollamos a nivel personal y familiar y donde construimos nuestro proyecto de vida”.

En este sentido, Sandoval ha informado que este año 2020 el Gobierno regional ha destinado más de nueve millones de euros en ayudas al alquiler de las que se benefician 18.000 castellano-manchegos, “facilitando, de esta forma, el acceso a una vivienda con precios asequibles”.

Asimismo, el Ejecutivo autonómico ha puesto en marcha una nueva convocatoria para que los jóvenes menores de 35 años puedan adquirir una vivienda en núcleos menores de 5.000 habitantes que para este año cuenta con un presupuesto de más de un millón de euros, lo que supone un 39% más de inversión que en la convocatoria anterior.