Toledo, 5 de noviembre de 2017.- La campaña de excavaciones e investigación en el patrimonio arqueológico y paleontológico de Castilla-La Mancha, que se desarrolla cada año gracias a la línea de ayudas del Gobierno regional a los distintos proyectos, ha llegado estos días a su fin, con una valoración muy positiva, tanto por el resultado de las acciones llevadas a cabo como por el impacto social y económico que estos 41 proyectos han supuesto.
 
En la convocatoria de subvenciones para la realización de proyectos de investigación e innovación en el patrimonio arqueológico y paleontológico de este año, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes ha concedido ayudas a 41 proyectos, con una cuantía total de 441.758 euros,  que han sido desarrollados en los últimos meses por universidades, organismos de investigación, ayuntamientos y fundaciones.
 
El desarrollo de estos proyectos y la garantía de su continuidad cada temporada supone el asentamiento de la investigación en materia de patrimonio arqueológico y paleontológico de la región, redundando en un mayor conocimiento del rico patrimonio cultural, y por tanto, su difusión y transmisión a generaciones futuras.
 
Además, la realización de excavaciones arqueológicas se manifiesta como un importante medio de dinamización de la economía de municipios, por el beneficio directo sobre el empleo que tienen las contrataciones que llevan aparejadas dichos trabajos, así como un beneficio posterior o indirecto, al repercutir en un mayor conocimiento de su riqueza arqueológica y paleontológica que es utilizada para el fomento del turismo cultural.
 
Con la convocatoria de este año, se ha conseguido dar continuidad a la línea de subvenciones, estableciéndose un contexto permanente de fomento de la investigación en esta materia.
 
En las próximas semanas, los responsables de los distintos proyectos deberán entregar los informes preliminares que resulten de los trabajos de investigación, como los llevados a cabo en la provincia de Albacete, donde se ha intervenido en los yacimientos arqueológicos de El Tolmo de Minateda (Hellín), Libisosa (Lezuza), la Peña del Castillo (Peñas de San Pedro), contextos neolíticos en Hellín y contextos ibéricos en las sierras de Nerpio y Yeste.
 
Todos estos proyectos llevan varios años de desarrollo y están ejecutados por equipos de las Universidades de Alicante, Castilla-La Mancha, UNED y CSIC.
 
En Ciudad Real, se ha intervenido en los yacimientos arqueológicos de La Bienvenida (Almodóvar del Campo), Alarcos (Ciudad Real), Castillo de la Estrella (Montiel), Cerro de las Cabezas (Valdepeñas), canteras de Piédrola (Alcázar de San Juan), Castillo de Santa María (Argamasilla de Alba), Castillejo del Bonete (Terrinches) y Calatrava la Vieja (Carrión de Calatrava).
 
También aquí han destacado las pinturas rupestres de Fuencaliente y yacimientos paleolíticos del Guadiana en el término de Malagón y Ciudad Real, una intervención en las pinturas enmarcada dentro de un proyecto de investigación liderado por la Universidad de Castilla-La Mancha que mediante la aplicación del método de luminiscencia ópticamente estimulada pretende obtener las primeras dataciones absolutas de la pintura esquemática en Ciudad Real.
 
Por su parte, la intervención en los yacimientos paleontológicos de El Sotillo y de Albalá por parte de equipos de la UAM y del CENIEH coloca en un lugar destacado el estudio de estos yacimientos fundamentales para el conocimiento de la evolución humana temprana en la Meseta.
 
En la provincia de Cuenca, las intervenciones se han centrado en el rico patrimonio paleontológico con el estudio de restos del Yacimiento de Lo Hueco, depósitos cuaternarios de la Cueva de Juan Labranz, flora fósil de las Chorreras de Cabriel o restos del cretácico inferior en las Hoces del Beteta; además de la continuidad de la investigación en Ercávica y en Segóbriga.
 
En la provincia de Guadalajara, cabe destacar la intervención en Driebes, que ha dado como resultado la comprobación mediante excavación arqueológica de los resultados del estudio geofísico realizado en la campaña del año 2016 y abre la posibilidad de realizar estudios de urbanismo y edificación de la antigua ciudad de Caraca a partir de la información ya recuperada.
 
Además, es interesante señalar las intervenciones en yacimientos emblemáticos de la provincia como son la Cueva Jarama VI o la Cueva de los Torrejones, donde han trabajado especialistas en Paleolítico y evolución humana de la UNED y del CENIEH; y las intervenciones que se han desarrollado en Recópolis y  en la Ermita del Cristo de la Vega en Cubillejo de la Sierra.
 
Y en la provincia de Toledo se ha intervenido en San Pedro de la Mata (Sonseca), Cerro de la Mesa (Alcolea de Tajo), Vascos (Navalmoralejo), Guarrazar (Guadamur) y Carranque; y vinculados a yacimientos arqueológicos de esta provincia se han subvencionado tres proyectos de estudio de materiales que son fundamentales para dar continuidad y finalizar las investigaciones que empiezan con una excavación arqueológica; se trata de los enterramientos campaniformes de Las Mayores y los conjuntos cerámicos de El Saucedo y de Vega Baja.
 
Por último, trabajos que han abordado yacimientos en varias provincias han sido los relativos al estudio del arte, tanto desde el punto de vista cronológico referido al Levantino y Esquemático así como al Arte Rupestre Histórico, proyecto novedoso de gran interés este último porque aborda una materialidad poco investigada y reconocida.

También te puede interesar:  El Gobierno de Castilla-La Mancha regula por Ley los instrumentos necesarios para reducir las diferencias económicas y sociales de la región