Castilla-La Mancha ha resuelto la convocatoria de subvenciones, dotada con más de 6,7 millones de euros, para que las entidades locales puedan seguir atendiendo y mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad.

La consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, ha indicado que esta semana ya se ha resuelto y comunicado a los ayuntamientos esta convocatoria que tiene como objetivo “cofinanciar los gastos de personal y mantenimiento de centros destinados a la atención directa y a la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual de la región”.

Estos centros desarrollan programas de apoyo residencial (viviendas con apoyo y residencias), de integración socio-laboral (centros ocupacionales), de apoyo a la autonomía personal (centros de día), y programas de atención temprana (centros de desarrollo infantil y atención temprana).

Bárbara García Torijano ha destacado que con esta convocatoria, el Ejecutivo autonómico “contribuye a consolidar la red pública de recursos especializados de atención a las personas con discapacidad en Castilla-La Mancha, como una muestra de la prioridad que este colectivo y sus familias tienen para el Gobierno regional, además de cumplir y desarrollar la Ley de Protección y Apoyo Garantizado y continuar manteniendo una fluida comunicación con las entidades locales del sector de la discapacidad”.

Así, durante este año 2021 se beneficiarán de las ayudas de la convocatoria de subvenciones 30 entidades de toda Castilla-La Mancha, que llevan a cabo una atención especializada y atienden a más de 1.500 familias con personas con discapacidad en la región.

Asimismo, esta convocatoria permite financiar gastos de personal y mantenimiento de nueve centros residenciales con 68 plazas, 22 centros ocupacionales con 586 plazas y 15 centros de día con 198 plazas, además de la financiación de seis Centros de Atención temprana y Desarrollo Infantil.