Con la llegada del Día de Reyes, toca pensar en el juguete más adecuado para los niños. Por ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Dirección General de Salud Pública y Consumo, ofrece una serie de consejos útiles a los ciudadanos a la hora de adquirir un juguete.

Es importante tener siempre presentes las características de los productos para que sean seguros y adecuados a la edad y madurez de los niños.

Se recomienda realizar la elección partiendo de criterios educativos y lúdicos, evitando dejarse llevar por las campañas invasivas de publicidad que abundan en estas fechas, y que en numerosas ocasiones conllevan el cansancio temprano en la utilización de un juguete, o incluso la decepción respecto de las expectativas que pueden tener por un anuncio publicitario y la versión real del juguete.

Algunas recomendaciones 

Por todo ello, la Dirección General de Salud Pública y Consumo de Castilla-La Mancha recomienda observar, verificando el etiquetado, que los materiales con los que están fabricados los juguetes no sean tóxicos.

Es importante revisar las piezas del juguete para evitar aquellas que, por su pequeño tamaño, puedan suponer un riesgo para la seguridad de los niños y niñas. También aquellas partes que tienen partes afiladas o bordes cortantes.

Hay que asegurarse de que la pintura incorporada a los juguetes no sea tóxica y evitar adquirir juguetes que desprendan un fuerte olor, pues podría indicar que contiene elementos volátiles en el plástico que pueden ser nocivos para la salud.

Es aconsejable elegir juguetes con composición y diseño ecológico, atendiendo así al impacto ambiental de los residuos que se generen, y también al tipo de materiales que se utilizan para su fabricación. En estos casos, es preferible comprar juguetes fabricados con material renovable como madera o cartón, antes que fabricados con materiales sintéticos o plásticos.

La Dirección General de Salud Pública y Consumo también recomienda priorizar los juguetes participativos que permitan jugar con hermanos y amigos, compartirlos siempre que sea posible y evitar los juegos y juguetes de contenido bélico o sexista. Cuánto más educativos mejor, por lo que es conveniente no olvidar que el juego es una forma de aprendizaje.

Así, se pueden considerar también otro tipo de regalos como libros, ropa, material deportivo, etcétera.

Es fundamental leer las etiquetas, reglas e instrucciones de cada juego o juguete a adquirir. En el etiquedado deben aparecer el nombre y marca del producto, la razón social y dirección del fabricante, importador o vendedor; advertencias de uso y restricciones de edad; especificaciones de potencia máxima, alimentación y consumo energético en caso de juguetes con funcionamiento eléctrico.

También debe figurar de forma visible la marca CE que acredita que el fabricante o distribuidor garantiza que el juguete cumple con las exigencias esenciales de seguridad contenidas en las normas comunitarias.

Otra de las recomendaciones es conservar el ticket de compra y pedir la garantía del juguete, si procede.

Para ampliar esta información o realizar alguna consulta al respecto, se puede acudir a las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC) o a las Direcciones Provinciales de la Consejería de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.