Albacete, 27 de diciembre de 2017- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha incorporado al Sistema de Dependencia, desde el inicio de la Legislatura hasta el mes de noviembre de 2017, a 2.977 usuarios en la provincia de Albacete, hasta llegar a los 11.560, lo que supone un aumento del 30 por ciento, según los datos publicados por el IMSERSO.
 
La directora provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma ha realizado un balance del trabajo realizado por el equipo de valoración de la Dependencia en Albacete, correspondientes al mes de noviembre de 2017, y ha puesto en valor el Plan de Mejora del Sistema de Dependencia puesto en marcha por el Gobierno del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, permitiendo una reducción de expedientes pendientes del Programa de Atención Individual (PIA) de 4.431, al pasar de los 5.505 en julio de 2015 a 1.074 a finales de noviembre.
 
En concreto se han reducido en 868 el número de personas pendientes de PIA con grado II y III, y en 3.563 en grado I, con porcentajes de reducción del 63,8 por ciento y el 85,9 por ciento, respectivamente.
 
El volumen de solicitudes que atienden los Servicios provinciales de Dependencia se ha incrementado en 1.200 en nuestra provincia, lo que –según ha explicado la directora provincial obedece a que, “la eliminación las tasas injustas y a que se ofrecen respuestas”.
 
Prestaciones
 
La directora provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma ha resaltado también el aumento del 26,38 por ciento en prestaciones, con casi 3.000 más durante estos 29 meses de Legislatura.
 
Así ha puesto como ejemplo que se haya pasado de 1.451 a los 2.876 usuarios de Teleasistencia (98,2 por ciento); de 1.542 a 2.991 en  Ayuda a Domicilio (93,97 por ciento); de 482 los 643 en Centros de Día (33,40 por ciento); de 2.041 a 2.376 de Atención Residencial (16,4 por ciento); o de los 527 a los 969 servicios de prevención de la dependencia y promoción de la autonomía personal.
 
Coloma también ha destacado que el grado de cobertura del Sistema de Dependencia que ha evolucionado del 56 por ciento en julio de 2015 al 80,54 por ciento en octubre de 2017, o cómo Castilla-La Mancha ha pasado del puesto número 17 a la novena posición, cuatro puestos por encima de la media nacional.
 
Con respecto a los beneficiarios con Grados II y III, Saavedra ha resaltado que, en julio de 2015,  Castilla-La Mancha ocupaba el puesto número 15 en relación al resto de comunidades autónomas, mientras que ahora se encuentra en la sexta posición.