Mohernando (Guadalajara), 5 de julio de 2017.- La consejera de Fomento, Agustina García Élez, ha ensalzado “la voluntad política para negociar y tomar decisiones para solucionar problemas como los de abastecimiento en la zona del Sorbe”.
 
Así lo ha manifestado durante la firma del convenio con la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MAS) para la obra de conexión hidráulica desde el embalse del Alcorlo hasta la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Mohernando, acto en el que ha estado acompañando al presidente del Gobierno regional, Emiliano García-Page, y en el que también han estado presentes el presidente de la MAS y alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios; el vicepresidente de este colectivo y alcalde de Yunquera de Henares, José Luis González León; o el director gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo.
 
La consejera ha resaltado que esta acción desbloquea un problema en el que han puesto de su parte tanto el Gobierno regional como la Mancomunidad de Aguas del Sorbe y ha aprovechado para resaltar que “el Ejecutivo de García-Page está para ayudar y solucionar los problemas de la gente”, en referencia a los problemas de abastecimiento que ha sufrido esta zona en épocas de sequía o de alerta como en el año 2002.
 
García Élez ha recordado que “aunque la infraestructura estaba hecha, había negociaciones por delante que no eran fáciles y ha sido de agradecer el trabajo que se ha hecho por parte de todos los municipios ante las dificultades que se pueden presentar”. En estos términos, la consejera ha añadido que “lo que hacemos es unirnos todos en la defensa del agua y a pedirla para los intereses de toda Castilla-La Mancha”.
 
Teniendo en cuenta la situación actual, la consejera ha explicado que “como ciudadanos nos interesa que cuando abrimos el grifo salga agua, pero para que el líquido vaya por la tubería tiene que haberla”, por lo que ha aseverado que desde el inicio del mandato de Emiliano García-Page “el agua es imprescindible no solo para el día a día sino para el desarrollo económico de todos los municipios, como por ejemplo los de esta zona de Guadalajara”.
 
Al respecto, Agustina García Élez ha lanzado el mensaje de que “tenéis que tener claro que en la defensa del agua todos vais a tener en el Gobierno regional a un aliado, lo llevamos en el ADN y ahí siempre nos vais a encontrar”.
 
En su intervención, la consejera también ha hecho un guiño a la labor que hizo su antecesora, Elena de la Cruz, en la defensa del agua, especialmente en sus visitas y reivindicaciones en Talavera de la Reina; “creo que se lo debo a ella por lo que hizo por mi ciudad y ahora seré yo una aliada con los intereses de Guadalajara”.
 
“La importancia de esta firma radica en que este convenio viene a desbloquear un arduo proceso de negociaciones para dar solución a los posibles problemas de abastecimiento de la Mancomunidad Aguas del Sorbe”, ha detallado García-Élez.
 
Una inversión de más de 10 millones de euros para garantizar el abastecimiento de 44 municipios y casi 400.000 habitantes
 
El contenido de este convenio radica en que se cede a la MAS la gestión y explotación de la conducción Alcorlo-Mohernando a cambio del pago a Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha (IACLM) de 10.106.511 euros, la mitad de lo se había acordado en 2013 (19.815.891 euros).
 
“Con esta firma buscamos dar solución para que problemas como los acaecidos en 2002, cuando se llegó al nivel de alarma en una época de precipitaciones mínimas, momento en que para ser abastecidas las localidades de esta mancomunidad se tuvo que recurrir a un bombeo del Canal del Henares hacia la potabilizadora, lo que generó el pago de un canon a los regantes y la recepción de un agua de menor calidad; no podemos permitir que esto vuelva a suceder”, ha subrayado.
 
La Mancomunidad de Aguas del Sorbe se gestó con solo siete municipios y hoy ya abastece a un total de 44 poblaciones, prestando sus servicios a más de 372.000 habitantes censados. Este incremento proviene de la incorporación de distintos municipios y de las Mancomunidades de La Campiña Baja y de La Muela.
 
El sistema de abastecimiento de la MAS se inicia en el embalse de Beleña, en el río Sorbe, desde donde se conduce el agua hasta la potabilizadora de la Mancomunidad, ubicada en el municipio guadalajareño de Mohernando.
 
“En Castilla-La Mancha todos deben tener acceso al agua de mejor calidad y ese es nuestro principal argumento para defender siempre nuestros ríos ante decisiones políticas como las que afectan al trasvase Tajo-Segura, igual que nos impulsa a buscar nuevas alternativas para garantizar el abastecimiento y el consumo en cualquier punto de la geografía regional y no tener que sufrir situaciones de alerta o riesgo alguno”, ha ensalzado la titular de Fomento.
 
Desde el inicio de este siglo se comenzaron a buscar alternativas y la conducción del embalse Alcorlo con la ETAP de Mohernando fue la que contaba con más garantías de desarrollo, aportando así recursos del río Bornova al sistema de la MAS. El proyecto se inició en 2006 entre el Estado, a través de la empresa ACUAES, y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través del IACLM, con un coste global de 29,1 millones de euros, por el cual se esperaba derivar un volumen anual de algo más de 16,4 hectómetros cúbicos al año hasta la potabilizadora.
 
Las obras comenzaron a ejecutarse pero por discrepancias entre las entidades implicadas se paralizó pese a que la tubería estaba casi finalizada en julio de 2010. En 2013 se retoman las conversaciones y se firman varios convenios que no suponen ningún paso al frente sino que, por el contrario, la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) anuncia que el volumen máximo será de 4,2 hectómetros cúbicos al año.
 
No ha sido hasta la legislatura de Emililano García-Page cuando viendo que las gestiones anteriores no habían derivado en una solución y la conducción se mantenía paralizada cuando se ha retomado el diálogo. Tras varias reuniones con la MAS se ha llegado al entendimiento y se ha alcanzado el mejor acuerdo para todas las partes; por un lado, la Manconumidad contará con esta aportación extra de recursos a su potabilizadora que asegurará el abastecimiento para sus localidades, y, por el otro, el Gobierno regional ha cumplido con su compromiso de facilitar y poner a disposición del ciudadano los mejores recursos posibles con la formalización de este convenio.
 
Historia y trayectoria de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe
 
Nació en 1970 para abastecer a las poblaciones mancomunadas de Alcalá de Henares, Alovera, Azuqueca de Henares, Fontanar, Guadalajara, Mohernando y Yunquera de Henares. Posteriormente, se incorporaron Cabanillas del Campo, Humanes, Marchamalo, Quer, Tórtola de Henares y Villanueva de la Torre; así como las incluidas en la Mancomunidad de La Campiña Baja y la Mancomunidad de La Muela.
 
El sistema de la MAS se inicia en el embalse de Beleña, en el río Sorbe, y se conduce hasta la potabilizadora de Mohernando. Este embalse cuenta con un volumen de 53 hectómetros cúbicos, pero su capacidad útil es de 50 al año.
 
Actualmente, la MAS gestiona su propio sistema, la Campiña Baja lo hace por IACLM y La Muela lo autogestiona, pero está previsto que pase también a Infraestructuras del Agua.
 
Para solventar los problemas de abastecimiento en periodos de sequía se intentó la unión de los embalses de Beleña y Alcorlo (río Bornova), pero se descartó al recibir la negativa de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). La alternativa, solución al mismo tiempo, ha llegado con la firma de este convenio.
 
Estas poblaciones contarán con un bidón de reserva para los periodos de mayor sequía y además, otro logro ha sido el descuento de una inversión a pagar por parte de la MAS a IACLM de 3,5 millones porque son obras que no se ceden.
 
Con el convenio anterior, de 2013, la MAS aceptó abonar el 80,52 por ciento del total y ahora solo va a tener que hacer frente al 68, del mismo modo que los intereses hace cuatro años eran del cinco por ciento y hoy esa cifra se ha reducido al dos.

También te puede interesar:  El Gobierno regional destina 400.000 euros para ayudar a los propietarios de los ‘montes de socios’ que se unan para su aprovechamiento en común