Madrid, 27 de julio de 2017.- El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha manifestado que el Gobierno de Castilla-La Mancha está radicalmente en contra del principio de ordinalidad en el sistema de financiación autonómica, mientras que aboga por hacer efectivo el principio de solidaridad con el objetivo de que todos los ciudadanos, con independencia de su capacidad económica, tengan acceso al mismo nivel de prestación de los servicios públicos.
 
A preguntas de los medios de comunicación a la entrada del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que esta tarde se celebra en el Ministerio de Hacienda y Función Pública en Madrid, Ruiz Molina ha valorado el informe elaborado por los expertos para la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica. En este sentido ha subrayado que hay un aspecto de este informe sobre el que Castilla-La Mancha está “radicalmente en contra”, que es el principio de ordinalidad.
 
El Gobierno regional, ha destacado Ruiz Molina, aboga por hacer efectivo el principio de solidaridad, “que viene recogido no solamente en la Constitución, que es la norma elemental, sino también en la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA)”.
 
“Respetar el principio de ordinalidad significa que en función de la capacidad económica que tengan los ciudadanos de una región tienen derecho a una mejor prestación de los servicios públicos y, desde luego, eso va en contra del principio de solidaridad que dice que todos, con independencia de nuestra capacidad económica, tenemos que tener acceso al mismo nivel de prestación de los servicios, al menos, de los servicios públicos fundamentales, como la Educación, la Sanidad y los Servicios Sociales”, ha enfatizado al respecto.
 
En relación con el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que preside la vicepresidenta y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, en compañía del ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, Ruiz Molina ha indicado que uno de los puntos del orden del día es el análisis de los planes económico-financieros de las comunidades autónomas que en 2016 no cumplieron el objetivo de estabilidad presupuestaria, el objetivo de deuda pública o la regla de gasto.
 
El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha resaltado que Castilla-La Mancha no se encuentra entre las regiones que tienen que presentar ese plan económico-financiero, ya que fue “una de las comunidades autónomas que cumplió los tres objetivos en el ejercicio 2016, como es la regla de gasto, el objetivo de deuda y el objetivo de déficit, siendo la primera vez que esta Comunidad Autónoma cumple los tres objetivos”.
 
Por otra parte, Ruiz Molina se ha referido al periodo medio de pago a proveedores del mes de junio en Castilla-La Mancha, que se ha reducido a ocho días, tratándose, por tanto, de un “dato histórico” puesto que “nunca se había dado un plazo tan reducido para el pago a los proveedores de nuestra Comunidad Autónoma”.
 
Por último, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha puesto en valor los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que hoy se han conocido, dado que en los dos años de legislatura del Ejecutivo de Emiliano García-Page la tasa de paro se ha reducido en cinco puntos en Castilla-La Mancha, “lo que pone de manifiesto que la política económica y presupuestaria que está desarrollando el Gobierno está contribuyendo a la reducción de esa tasa de paro”.

También te puede interesar:  El Gobierno regional ha incrementado hasta 10.400 días, un 60 por ciento, las estancias temporales en las residencias de la provincia de Cuenca