El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Martínez Arroyo, destacó la necesidad de que en la nueva reforma de la Política Agraria Común (PAC) se considere la creación de los instrumentos de mercado necesarios con el fin de que el sector se pueda autorregular.

El Gobierno regional considera “imprescindible” que la nueva reforma de la PAC tenga en cuenta la creación de instrumentos de mercado para autorregulación del sector 1

Durante el programa de radio ‘Agropopular’, dirigido por César Lumbreras y que se emitió el pasado sábado 8 de febrero desde la central del Santander en Albacete, Martínez Arroyo insistió en que los agricultores y ganaderos profesionales son los que “generan riqueza y empleo” y “son la clave del futuro agrario”. Por eso la PAC debe ser una “política que incluya instrumentos de mercado” y en ello se va a “insistir” en Bruselas.

Así, confió en que las medidas de mercado se incorporen en la normativa europea “en el momento final de la negociación”, donde es posible realizarlo, un aspecto muy importante que debe tenerse en cuenta, sobre todo ante la situación que atraviesa el campo.

Una vez que se han empezado a acelerar los procesos para toma de decisiones y que para este semestre se tendrá definido el marco financiero plurianual, en el plan estratégico nacional, explicó el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, “hay que trabajar en algunas decisiones clave”.

Entre ellas, continuó, una decisión “muy importante” es ver quiénes deben ser los beneficiarios de esta política, con la apuesta por el agricultor genuino. En este sentido, ha explicado que la apuesta que se realiza desde el Ejecutivo castellano-manchego pasa por priorizar a aquellos que se dedican profesionalmente a la agricultura, para diferenciar entre unos y otros, y que sean los que realmente se dedican principalmente a la actividad agraria, quienes reciban el pago redistributivo y entren en los ecoesquemas.

Para Martínez Arroyo el camino es un modelo de “convergencia total” y que lleve a la “eliminación de los derechos históricos”, aspectos que deben estar incorporados en el plan estratégico nacional.