Castilla-La Mancha ha abordado con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo el trabajo conjunto entre el Ejecutivo central y las autonomías para trazar de manera común el plan de seguridad para la apertura de los comercios a partir del próximo lunes, en el marco del Plan de Desescalada hacia una nueva normalidad avanzado esta semana, para conocer con antelación y poder trasladar al sector los requisitos de seguridad obligatorios para la reapertura de los comercios y las mejoras necesarias que deberá emprender para garantizar la prestación de sus servicios con la máxima seguridad.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno autonómico, Patricia Franco, trasladó al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo esta petición en la Comisión Sectorial de Comercio celebrada en la tarde de ayer, donde también solicitó al Ejecutivo central la suspensión excepcional de la libertad de rebajas.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha recordado que el comercio es “uno de los sectores más afectados por el impacto económico del COVID-19”, ya que las primeras medidas derivadas de la entrada en vigor del estado de alarma el pasado 14 de marzo supusieron la suspensión de toda actividad comercial declarada no esencial, y ha señalado que es también “uno de los sectores sobre los que planean más dudas a la hora de afrontar la desescalada ante la recuperación necesaria del consumo”. Patricia Franco ha subrayado la necesidad de contar con una hoja de ruta clara y definida para el comercio en la Comisión Sectorial que ha presidido la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

“El trabajo conjunto es fundamental para aportar certidumbre a sectores como el comercio o la restauración a la hora de afrontar el reinicio de la actividad y para que todos los establecimientos comerciales tengan las mismas normas, con independencia del territorio donde operen”, ha dicho la consejera de Economía, Empresas y Empleo, quien ha destacado la importancia de que las autonomías puedan hacer aportaciones a plan de seguridad que se adapten a las diferentes realidades de su territorio en ese necesario trabajo conjunto “para evitar que se puedan dar pasos atrás en el camino hacia la nueva normalidad que dibuja en el horizonte el Plan de Desescalada”.

Junto a esta solicitud, Patricia Franco ha trasladado a la secretaria de Estado de Comercio otras reivindicaciones para el sector, como la suspensión excepcional de la libertad de rebajas en el reinicio de la actividad comercial. “Es necesario que se suspenda de manera excepcional ésa libertad para llevar a cabo la campaña de rebajas y se establezca el periodo de la misma a comienzos del mes de agosto a fin de evitar un mayor agravio para aquellos comercios, sobre todo el comercio de cercanía y comercio local, que ya cuentan con especiales dificultades para reemprender la actividad”, ha señalado la consejera.

En su intervención en la Comisión Sectorial de Comercio, Patricia Franco ha elevado otras reivindicaciones al Ejecutivo central que pueden actuar de manera determinante para consolidar la vuelta a la actividad y acortara los plazos de la recuperación, y ha planteado al Gobierno de España que fortalezca la red de Cámaras de Comercio por su vertebración en el territorio y presencia en red internacional, imprescindible para la recuperación.