La delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Olmedo, inauguró la exposición ‘La Biblioteca a los ojos de la Historia’ en el marco de la conmemoración de los 120 años de la Biblioteca Pública de Ciudad Real, actualmente emplazada en la Avenida del Ferrocarril de la capital.

El Gobierno de García Page y la dinamización de la Biblioteca Pública de Ciudad Real a través de la digitalización y el servicio de préstamo ‘Pide y Recoge’ 5

Olmedo remarcó que la exposición recorre desde el nacimiento de la Biblioteca con los fondos desamortizados a los conventos en 1844, el control de usuarios con la concesión de carnets y el préstamo a domicilio hasta su adaptación a los tiempos actuales con la creación de la Red de Bibliotecas de Castilla-La Mancha y del carnet único, la consulta al catálogo de la red, el incremento de los préstamos interbibliotecarios, así como el libre acceso a los fondos por parte de los usuario.

Además, la delegada de la Junta destacó la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha por este recurso cultural y recordó que, actualmente, la Biblioteca Pública de Ciudad Real ofrece un nuevo servicio para préstamos: Pide y Recoge y en el futuro inmediato se implementarán nuevos proyectos para dar mejor servicio a los ciudadanos como clubs de Lectura on-line, charlas y presentaciones en línea de libros, y también la digitalización del patrimonio histórico.

Puntualmente, son más de 800 usuarios de Ciudad Real los que ya utilizaron este nuevo recurso de la Red de Bibliotecas Públicas de Castilla-La Mancha para solicitar de manera telemática los préstamos de fondos documentales y recogerlos de manera presencial en las bibliotecas mediante una cita previa.

Este servicio fue implantado en las cinco bibliotecas públicas de la región el pasado 9 de junio y comenzó a ser implantado en algunas bibliotecas públicas municipales desde el pasado mes de noviembre.

El objetivo de la medida es mantener la oferta de servicios a través de la red de bibliotecas públicas, a pesar de las circunstancias especiales que hay en la región a causa de la crisis sanitaria producida por el COVID-19.

En concreto, cualquier usuario puede solicitar, mediante este servicio, hasta cinco documentos que podrán ser retirados en la biblioteca correspondiente después de confirmar su disponibilidad.

En el acto estuvieron presentes, también, el vicepresidente de la Diputación de Ciudad Real, David Triguero; la subdelegada del Gobierno en Ciudad Real, Maria Ángeles Herreros; y la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora.

120 años de historia

La Biblioteca surge de los fondos desamortizados a los conventos que se depositan en 1844 en el Instituto de Segunda Enseñanza de Ciudad Real. Los primeros veinte años se almacenaron en un entresuelo de techo bajo y escasa iluminación.

EN 18600, Ramón García Aguado catalogó cerca de 5.000 volúmenes y se intentó declarar la Biblioteca como “pública”, petición que fue desestimada. En 1881, con ayuda de la Diputación la Biblioteca se traslada a la segunda planta y se abre para su uso al propio centro aunque no fue hasta el 1 de octubre de 1900 cuando se abrió a todos los públicos afirmando que era “beneficio que disfruta Ciudad Real por vez primera”.

El Gobierno de García Page y la dinamización de la Biblioteca Pública de Ciudad Real a través de la digitalización y el servicio de préstamo ‘Pide y Recoge’ 6

Los usuarios de esta primera biblioteca fueron casi exclusivamente profesores y alumnos del centro. Ante la falta de espacio se consiguió el apoyo de la Diputación Provincial para el traslado de los 12.000 volúmenes y una nutrida colección arqueológica a las nuevas instalaciones creadas en el palacio de la Diputación y con capacidad para 40 lectores. La decoración interior fue escogida por el pintor local Ángel Andrade.

EN 1936 empieza el control de usuarios con la concesión de carnets y el préstamo a domicilio. Al empezar la Guerra se depuró a su director sucediéndose en el cargo varias directoras hasta que en 1945 se incorpora Isabel Pérez Varela, quien bajo la guía de Francisco Tolsada, ayuda a la creación de la red de bibliotecas en la provincia.

Con el crecimiento de los usuarios y actividades en la biblioteca, cursos y exposiciones el Ministerio ordena la creación de la Casa de Cultura, donde se incluyó el Archivo Histórico Provincial, la Biblioteca Provincial, el Centro Coordinador Provincial de Bibliotecas y el Museo Provincial, además de la Sala de Exposiciones.

La Casa de Cultura fue inaugurada con una exposición acerca de la Orden Militar de Calatrava y con un ciclo de conferencias sobre la misma temática, participando los máximos investigadores. En su seno se celebraron innumerables conciertos, obras de teatro, ciclos poéticos y congresos. En 1989 se trasladó el Archivo Histórico Provincial a una nueva sede ocupando la Biblioteca la casi totalidad del edificio.

El Archivo se ubicó en la planta semisótano, con un total de 513 metros de estanterías donde fueron custodiados miles de legajos de los archivos notariales de la provincia, el Catastro del Marqués de Ensenada, documentos de la Orden Militar de Calatrava, libros de Contadurías, títulos de propiedad de los conventos, etc. La Casa de Cultura contó con 110 puestos de lectura, un considerable avance respecto a la anterior Biblioteca Provincial.

Por las necesidades de la sociedad del nuevo milenio, el aumento de usuarios y la nueva política cultural, el Ministerio de Cultura comenzó el proyecto para la creación de la nueva Biblioteca junto al Parque Gasset.

Fue el director, Jorge Gómez, el encargado de gestionar el traslado de la Biblioteca a la nueva sede. El 22 de diciembre de 2010 se inauguró el nuevo edificio, con cuatro grandes salas y una capacidad de 240 puestos de lectura y 60 puestos de ordenadores.

Muchas son las iniciativas llevadas a cabo en esta biblioteca como la celebración de la I Edición de Mancha Cómic, la I Feria de Videojuegos, la participación en el IV Centenario de la muerte de Cervantes y Shakespeare, cursos, charlas, talleres, presentaciones de libroso conciertos. Con la introducción de las nuevas tecnologías,el Gobierno de Castilla-La Mancha realizó una apuesta decidida por la innovación para llegar a ser la Biblioteca del Siglo XXI.

Así, la Biblioteca se ha ido adaptando a los nuevos tiempos. Los años anteriores al traslado se llevó a cabo la informatización del catálogo con la incorporación de unos 160.000 registros y las nuevas tecnologías y el cambio paulatino de los usuarios han llevado a nuevos puestos de ordenador para los usuarios, wifi gratuíto, software libre y Hemeroteca.

Los cambios más importantes han sido la creación de la Red de Bibliotecas de Castilla-La Mancha y del carnet único, la consulta al catálogo de la red, el incremento de los préstamos interbibliotecarios, así como el libre acceso a los fondos por parte de los usuarios. Hay que destacar la Comicteca, la más grande de la Red de Bibliotecas y referente nacional, con su colección de MANGA.

Una de las señas de identidad de las bibliotecas de la región son las actividades culturales que se realizan para usuarios de todas las edades intentando siempre innovar sin desatender los servicios tradicionales. Se ha celebrado la I Reunión Provincial de Clubs de Lectura, REDCÓMIC, STEAM ACADEMY, etc.

Actualmente, la Biblioteca Pública del Estado está desarrollado sus redes sociales con perfiles en facebook, twitter, instagram, flickr, Issuu o youtube.