El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha explicado que desde Castilla-La Mancha “hemos cumplido con las cuatro fases de desescalada propuestas por el Gobierno de España, desde la Fase 0 hasta la Fase 3 y eso nos exige actuar con más responsabilidad si cabe en estos días”.

Fernández Sanz ha afirmado que “nos queda apenas una semana para que el país esté con movilidad absoluta”. Por eso mismo ha demandado que “nos exponemos a algo que nos exige ser más responsables, cuidando la movilidad”.

“Los datos tanto epidemiológicos, como asistenciales, nos han traído hasta aquí”, afirmó el consejero de Sanidad, recordando que “hace semanas Castilla-La Mancha encabezaba los rankings negativos de casos y actualmente no es así, gracias a la labor de profesionales y la responsabilidad de la población”.

Fernández Sanz destacó que estamos en mejores condiciones y vamos a continuar con la vigilancia generada entre Atención Primaria y los servicios de Epidemiología, que detectan precozmente a los contactos de los casos confirmados.

En ese sentido destacó que hoy se han notificado 27 nuevos casos por infección de coronavirus en la Comunidad, así como ningún ingreso COVID en Unidades de Cuidados Intensivos.

“Actualmente no tenemos brotes, pero no podemos decir que no los vayamos a tener”, aseguró el responsable de las políticas sanitarias en Castilla-La Mancha. Por eso, ha reiterado que “debemos seguir usando mascarillas, extremando las medidas de higiene tanto personales como en utensilios y objetos y sobre todo continuar respetando las distancias sociales”.

Día Mundial del Donante de Sangre

Fernández Sanz ha destacado que hoy, domingo 14 de junio, es un buen momento para hablar de la responsabilidad de los castellano manchegos, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Donante de Sangre.

Así, el consejero de sanidad ha destacado que en Castilla-La Mancha se han registrado un total de 30.576 donantes de sangre en los cinco primeros meses de este año, en las que se han conseguido 26.825 donaciones de sangre, 603 plasmaféresis y 349 plaquetoaféresis. Del total de donantes, 3.000 han sido nuevos y han realizado por primera vez su donación.

Por todo ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha querido aprovechar esta conmemoración para hacer un reconocimiento muy especial a toda la ciudadanía por la fidelidad y solidaridad que han demostrado con sus donaciones de sangre durante estos meses de pandemia.