La Consejería de Sanidad ha publicado el Plan de Inspección de centros, servicios y establecimientos sanitarios para el año 2020.

En un encuentro con los inspectores sanitarios de la región, la directora general de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria, Carmen Encinas, ha destacado tanto la importancia de esta herramienta para velar por la calidad y la seguridad de la atención que se presta a los ciudadanos en los centros, servicios y establecimientos sanitarios de Castilla-La Mancha, como la importancia del trabajo conjunto entre todos los profesionales de la inspección.

El Plan de Inspección planifica dichas actuaciones de la Inspección, en base a unas prioridades establecidas en función de los posibles riesgos y de los recursos de inspección disponibles, de manera que se puedan enfocar los esfuerzos a puntos críticos relevantes.

Durante el año 2019, el Plan amparó casi el 31 por ciento de las actuaciones inspectoras ya que se realizaron un total de 2.982 inspecciones, de las cuales, 921 fueron para la ejecución de los distintos programas del Plan anual de Inspección.

El Plan de Inspección 2020 da prioridad a vigilar la seguridad, funcionamiento y competencia de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, a la prevención del fraude en la prestación de medicamentos y productos sanitarios facturables con cargo al Sistema Nacional de Salud, en coordinación con el SESCAM, o a seguir adaptando las actuaciones de la Inspección Sanitaria a la Administración Electrónica, entre otros aspectos.

Elaborado de manera coordinada entre la Dirección General de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria y las delegaciones provinciales de Sanidad, el Plan contempla actuaciones para intensificar las medidas de inspección sobre los medicamentos veterinarios, detectar centros, servicios y establecimientos que realizan actividades sanitarias sin disponer de autorización, realizar el seguimiento de alertas de productos sanitarios de mayor riesgo tales como los implantables o de diagnóstico in vitro y controlar la publicidad sanitaria.

Asimismo, introduce nuevos programas relativos al control de la preparación de sistemas personalizados de dosificación en oficinas de farmacia y a la inspección de centros y servicios sanitarios que disponen de instalaciones de rayos X de diagnóstico médico.

Cabe destacar que en este encuentro, todos los equipos de inspectores de la región han trabajado de manera conjunta las herramientas -los correspondientes programas y procedimientos normalizados de trabajo- que posibilitan una adecuada coordinación y garantizan la uniformidad de su actuación con independencia de la provincia donde se encuentre el centro a inspeccionar.

La Consejería de Sanidad cuenta con un total de 40 inspectores sanitarios dedicados a la vigilancia, control e inspección de los 8.046 centros, servicios y establecimientos autorizados en Castilla-La Mancha en su labor de protección de la salud de los ciudadanos.